Durante una entrevista a la cadena internacional de noticias CNN, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, se refirió nuevamente al juicio que se sigue contra del ex editor de Opinión y los directivos de este Diario y la Compañía Anónima El Universo

En sus declaraciones indicó que no aceptó la rectificación que el Diario pidió en una carta el pasado 19 de julio durante el juicio contra el matutino, porque a su criterio fue extemporánea, ya que dentro del proceso nunca dijeron nada de la carta y porque ya había pasado mucho tiempo.

“Durante dos meses nos pasamos diciendo que rectifique lo dicho en el artículo de opinión publicado en el Diario, pero no lo hicieron”, dijo el jefe de Estado.

El pedido de apelación y nulidad a la sentencia recayó en la Segunda Sala de lo Penal de la Corte Provincial de Justicia del Guayas. En el fallo de primera instancia se condenó a las personas naturales a tres años de prisión y al pago de una indemnización de US$30 millones y otros US$10 millones a la persona jurídica.

En cuanto a los US$600 mil que recibió como indemnización del Banco Pichincha, luego de que le ganara un juicio por daño moral a la entidad financiera, que lo mantuvo por error hace varios años en la Central de Riesgos, el mandatario indicó que jamás dijo que ese dinero iba a ser donado y que se quedaría en el país.

“Por diez años no pude acceder a tarjetas de crédito, tuve que sacar mi cuenta corriente con trampa, utilizando las influencias de un banco”, indicó el jefe de Estado en tono enérgico al rechazar que se haya criticado que con ese dinero comprará un departamento en Bélgica para su familia.

Aclaró que sus declaraciones fueron confundidas con unas que realizó cuando el rey de Arabia le obsequió a su esposa, Anne Malherbe, un collar, el cual fue vendido en US$450 mil.

“Ahí sí dije que ese dinero iba a ser usado para ayuda social y las autoridades de control tienen los reportes de lo que se hizo”, manifestó Correa.

El jefe de Estado también se refirió a los hechos del pasado 30 de septiembre y volvió a aclarar que fue un golpe de Estado el que se dio ese día.

Indicó que a él lo llamó el jefe de Seguridad, quien le señaló que no podía sacarlo del hospital, porque había francotiradores y fueron ellos quienes abrieron fuego y las Fuerzas Armadas dispararon para resguardar su vida.

También se refirió a la salud de su homólogo Hugo Chávez, a quien visitó en Cuba y rechazó nuevamente las declaraciones de la prensa sobre su viaje, el cual calificó de cortesía.