Quito. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que continuará trabajando con el electo mandatario de Colombia, Juan Manuel Santos, para normalizar las relaciones diplomáticas, rotas desde 2008, tras el bombardeo del ejército colombiano a un campamento de las FARC ubicado en territorio ecuatoriano; sin embargo reconoció que el proceso judicial que se sigue en Ecuador contra el próximo jefe de Estado del país vecinos por esa incursión militar “es un problema”.

Correa indicó que “hemos dicho que, como no podía ser de otra manera, respetaremos el pronunciamiento soberano del pueblo colombiano y con ese nuevo Presidente, Juan Manuel Santos, que ya es una realidad, continuaremos trabajando para tratar de normalizar las relaciones bilaterales”.

El jefe de Estado de Ecuador se contactó telefónicamente con Santos tras su triunfo en las elecciones y le señaló que “puede contar con Ecuador (para trabajar) por el progreso de dos pueblos que siempre han sido hermanos”, informó Agencia Andes.

Sin embargo, el tema de la incursión militar de Colombia en 2008, que Santos ordenó en su condición de ministro de Defensa, sigue siendo una piedra de tope.

Sobre el asunto, Correa dijo que “el 1 de marzo se registró un delito en la fronteriza zona de Angostura, hubo 26 muertos, un bombardeo, saqueo, se llevaron muchas cosas del suelo ecuatoriano y aquí existe un estado de derecho, la Fiscalía empezó una investigación y yo no puedo parar esa investigación”.

Recordó que “en función de esa investigación se inició un proceso penal, en función de ese proceso penal ha sido sindicado el entonces ministro de Defensa y ahora presidente electo de Colombia, es una situación tremendamente difícil, lo he reconocido a nivel mundial, pero el Gobierno no puede hacer absolutamente nada, sino sería interferir en el Poder Judicial ecuatoriano”, explicó.

En este sentido, reconoció que “por supuesto que es un problema, pero qué puedo hacer, yo no puedo llamar a un juez y decirle oiga quítele la orden de prisión al señor Santos. Aquí estamos en un estado de derecho y la justicia es independiente”.

Asimismo, enfatizó que “aquí nadie ve con amargura el pasado, pero no vamos a olvidar el pasado, no podemos caer en esa ingenuidad, lo vemos con indignación, pero tenemos que construir el futuro sin olvidar el pasado”.

Correa reiteró su petición de los discos duros de las computadoras incautadas al líder de las FARC, Raúl Reyes, luego del bombardeo del 1 de marzo. “Necesitamos los videos, saber cómo se realizó ese bombardeo. Recuerden que las bombas eran norteamericanas y tenemos informes de inteligencia que dicen que Colombia no tiene aviones para lanzar ese tipo de bombas. Puede ser que a la final están equivocados esos informes, pero necesitamos saber cómo se realizó ese bombardeo”, dijo.