Como traidores a la patria calificó el presidente Rafael Correa a los medios de comunicación que según él emprendieron una “campaña” contraria a su objetivo de reformar el Sistema Interamericano de Derechos Humanos (SIDH).

Correa reiteró este sábado que no le reconocerá a la Comisión Interamericana (CIDH) la facultad de solicitar medidas cautelares. Esa restricción, así como cambiar la sede, o que su financiamiento provenga solo del fondo regular de la Organización de Estados Americanos (OEA) y no mediante donaciones, fueron los puntos que el Gobierno buscó introducir en la resolución del 22 de marzo, y que al final no constaron pese a las giras internacionales que emprendió el canciller Ricardo Partiño en busca de apoyo.

“Traidores a su propia patria que con tal de vencer al gobierno, que quede mal el país, atentando contra los propios objetivos nacionales, contra el presidente, contra el gobierno, para ver si vuelven a tener el poder que han perdido. Hoy podrán ocultar, posponer, postergar las soluciones a estos problemas, distorsionar la verdad. Pero en el futuro se verán claras las cosas”, reprochó Correa.

Y acotó: “No aprenden la lección del 17 de febrero que se la volveremos a dar después de cuatro años”.