Quito. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, expresó hoy su confianza de que los ecuatorianos ratificarán la continuidad de su proyecto político eligiendo como presidente a Lenín Moreno, el candidato del oficialismo.

"No quiero romper la normativa electoral, pero lastimosamente se quiere hacer todo un marco de que va a haber segunda vuelta, (pero) las encuestas dicen claramente lo contrario", subrayó Correa tras ejercer su derecho al voto en un centro educativo de Quito.

Más de 12,8 millones de ecuatorianos votan hoy para elegir al próximo presidente del país, a los 137 miembros de la Asamblea Nacional y a cinco representantes al Parlamento Andio.

Correa sufragó en una Unidad Educativa del norte de Quito, la capital ecuatoriana, a la que llegó acompañado de funcionarios del gobierno y candidatos que participan en los comicios.

En declaraciones a la prensa, Correa afirmó que el país vive una fiesta democrática y pidió votar sin odios.

"Todos a acudir con entusiasmo, sin odio, sin revanchismo, a votar con alegría, optimismo y fe en el futuro", dijo el mandatario quien admitió sentir nostalgia a las puertas de dejar el poder.

"Ya me está agarrando la nostalgia", aseguró entre risas.

Correa dijo que los ecuatorianos deben votar "orgullosos de lo que hemos logrado juntos, pero también motivados por todo lo que falta por hacer".

"Tenemos absoluta fe y confianza en nuestro pueblo, ustedes vean las inmerecidas muestras de gratitud, nosotros hemos cumplido con nuestro deber", apuntó tras anotar que ve improbable una segunda vuelta.

Moreno, del movimiento Alianza PAIS, figura como favorito según las encuestas, aunque el apoyo no le alcanzaría para ganar en primera vuelta. Su inmediato perseguidor es el ex banquero opositor Guillermo Lasso.