Guayaquil. El presidente Rafael Correa lamentó que se esté jugando con los derechos humanos del fundador de Wikileaks, Julian Assange, quien este jueves cumplirá dos años asilado en la embajada ecuatoriana en Londres para evitar una posible extradición a Estados Unidos, donde se le juzgaría a cadena perpetua o pena de muerte bajo los cargos de supuesto espionaje.

“A nosotros no nos hacen daño. Están jugando con los derechos de una persona como Julian Assange, que ha permanecido dos años encerrado en pequeñas habitaciones con apenas media hora para asomarse a un balcón a tomar el sol”, cuestionó la noche de este martes el mandatario ecuatoriano durante un conversatorio con la prensa en la ciudad portuaria de Guayaquil.

Correa dijo que Ecuador no tiene pensado tomar alguna acción diplomática o judicial porque quienes deben hacerlo son Suecia o Gran Bretaña, este último que se niega a otorgar el salvoconducto al australiano que le permita viajar a la nación suramericana, donde recibió asilo humanitario.

El experto informático se refugió el 19 de junio de 2012 en la sede diplomática ecuatoriana luego de que una corte británica determinara que podía ser extraditado a Suecia para responder por acusaciones de supuesta "violación" y "agresión sexual" a dos mujeres a las que conoció durante un viaje a Estocolmo en agosto de 2010, con las que él asegura que mantuvo relaciones consentidas.

Assange considera que su traslado a Suecia sería solo un paso antes de ser puesto a órdenes de la justicia estadounidense por haber difundido en 2010 miles de cables diplomáticos confidenciales sobre las guerras en Medio Oriente, en las que se demuestran graves atentados a los derechos humanos.

“Seamos claros, aquí hay mucha prepotencia imperial porque Assange ni siquiera está acusado. Según la ley sueca puede ser interrogado vía videoconferencia o en nuestra embajada, pero el fiscal sueco no quiere y exige que vaya a Suecia”, manifestó el Mandatario al criticar la doble moral del orden mundial.

El fundador de Wikilieaks anunció que este jueves ofrecerá una rueda de prensa en la embajada ecuatoriana, en la que estará acompañado por el canciller Ricardo Patiño.

En un video proporcionado a la Agencia Andes, Assange reconoció que las acciones del Gobierno de Ecuador han permitido disuadir la persecución por parte de Estados Unidos.

“Políticamente, dentro de los Estados Unidos, el caso en mi contra y mi organización, procede. Sin embargo, acciones como las que el gobierno ecuatoriano ha tomado, de protegerme, proporcionan una disuasión importante para peores elementos que podrían proceder en este caso”, dijo Assange en un video.