Quito. Diciembre es el plazo máximo que fijó el presidente de Ecuador, Rafael Correa, para el restablecimiento completo de las relaciones con Colombia, que fueron congeladas después del ataque colombiano a un campamento de las FARC ubicado en territorio de Ecuador.

Durante una rueda de prensa hecha en Japón, donde se encuentra realizando una visita oficial, el mandatario afirmó que “tuvimos que romperlas relaciones (luego de la incursión militar) pero esperamos restablecer hasta diciembre, ratificando una vez más que el conflicto es de Colombia no del Ecuador (…) nosotros no somos autores ni cómplices sino víctimas”.

En este sentido reafirmó su opinión de que la “guerra civil colombiana” es un foco de inestabilidad para la región, señaló la Agencia Andes.

Correa aspira que de aquí a diciembre, Colombia y Ecuador nombren a sus embajadores con lo que quedaría completamente superado el impasse.

A juicio del mandatario por conveniencias geopolíticas se intentó relacionar a su gobierno y Ecuador con la guerrilla colombiana “porque no pudimos detectar un campamento ilegal cuando ellos tiene 200, por eso es que no han podido derrotar a las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FARC)”.

En septiembre y octubre se reunirán las comisiones bilaterales de asuntos sensibles, de vecindad, y de desplazados. “En la medida en que esas reuniones avancen con la dinámica que esperamos, confiemos de que las relaciones mutuas puedan restablecerse en su pleno nivel, tal como lo ha dicho el presidente”, corroboró el canciller Ricardo Patiño.

No está prevista aún una reunión entre los presidentes Correa y Juan Manuel Santos, de Colombia.