Quito, Reuters. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, declaró su victoria en los comicios del domingo luego de que resultados extraoficiales arrojaron que obtuvo un voto abrumador que le da cuatro años más para ampliar su "revolución ciudadana" de corte socialista.

El economista de 49 años celebró su segunda reelección con aliados y una multitud de partidarios reunidos bajo un balcón del Palacio de Carondelet, a quienes dijo: "Muchas gracias por este apoyo, jamás los vamos a defraudar".

"Esta revolución no la para nada ni nadie", agregó el popular mandatario, quien ha obtenido siete victorias consecutivas en las urnas desde que ganó por primera vez en noviembre del 2006.

Sondeos a boca de urna publicados por medios locales le dieron al mandatario cerca del 61% de los votos válidos, una ventaja de más de 40 puntos sobre su más cercano rival, el conservador ex banquero Guillermo Lasso, quien habría obtenido cerca de 21% de los sufragios.

El presidente, formado en Estados Unidos y Europa, ha dicho que buscará ampliar sus programas de ayuda social, como subsidios directos a personas pobres, así como reducir la dependencia del país del petróleo, una vieja promesa en el pequeño miembro de la OPEP.

Correa, quien se ha convertido en el presidente que más se ha mantenido en el poder en Ecuador desde el restablecimiento de la democracia en la década de 1970, culminaría su nuevo periodo presidencial con 10 años en el cargo.

El conteo definitivo de las elecciones, así como el clave resultado de la votación para los 137 miembros de la Asamblea Nacional, aún no ha sido dado a conocer por el Consejo Nacional Electoral (CNE).

Su reelección le da un nuevo ánimo al bloque de mandatarios de ideología socialista que gobierna a buena parte de América Latina y que se ha visto afectado por la ausencia de su habitual abanderado, el presidente venezolano Hugo Chávez, quien está hospitalizado en Cuba desde hace más de dos meses por un cáncer.

Trabajo difícil. El trabajo no luce fácil, en un país donde cerca del 27% de la población sigue por debajo de la línea de pobreza y donde los desempleados y subempleados continúan superando el porcentaje de empleados, según cifras oficiales.

El programa de gobierno de la coalición oficialista Alianza País es un documento de más de 250 páginas que incluye 35 propuestas, que van desde la regulación de los mercados y monopolios económicos hasta la redistribución de tierras agrícolas y reformas educativas, de igualdad de género y ambientales, entre otras.

Para dar continuidad a sus planes en su nuevo periodo, Correa, que en su juventud fue misionero y luego se formó académicamente en Estados Unidos, deberá abrirse a la inversión foránea privada, según analistas.

El presidente negocia actualmente contratos mineros con firmas canadienses para explotar importantes yacimientos de oro, cobre y plata y convocó a una licitación internacional para desarrollar áreas inexploradas en la zona sur del país.

Y también está cortejando a inversionistas extranjeros para la construcción de centrales hidroeléctricas y el desarrollo de la industria local en manufacturas, entre otras.