El presidente de Ecuador, Rafael Correa, dijo este sábado que la prensa de su país será el principal rival del gobierno en las elecciones generales que se celebrarán el 17 de febrero de 2013 y la acusó de emprender actualmente una campaña de desprestigio en su contra.

"El gran rival en las próximas elecciones no serán las supuestas izquierdas (coalición de partidos), entre todos no hacen uno, no serán la supuesta derecha... va a ser la prensa corrupta que en su falta de ética hará lo imposible para ver si nos hacen perder las elecciones", señaló el mandatario en su informe semanal de labores.

Correa retomó su informe sabatino luego de estar ausente casi dos semanas del país por estar en Francia, donde su hija mayor ganó una beca de estudios en una universidad privada.

El mandatario, quien mantiene una tensa relación con un sector de la prensa ecuatoriana a la que tilda de corrupta, agregó que los medios opositores "pierden el tiempo" en su intención de que el oficialismo pierda los comicios venideros.

"La ciudadanía los va a sepultar en votos nuevamente, independientemente quién sea el candidato de la Revolución Ciudadana (su proyecto político), pero va a ser la prensa (el rival en las elecciones)", remarcó el jefe de Estado.

Sostuvo que la "miseria humana" de la prensa la ha llevado a emprender una campaña para desprestigiar al gobierno con el ánimo de restarle votos en las próximas elecciones, en las que Correa aún no confirma su participación.

"Y ya empezaron o ya intensificaron su campaña, porque (ha habido) una campaña permanente, ya no solo para hacer daño al gobierno, a la revolución, hacernos perder apoyo popular, (sino) que ahora se meten con cosas personales con la familia para ver si logran rendirnos", apuntó.

En ese sentido, advirtió que pese a la arremetida no lograrán desmoralizar a su gobierno. "No nos van a rendir, podrán doblarnos, pero no nos van a quebrar, podrán cansarnos, pero no nos van a rendir, podrán fastidiarnos, pero no nos van a desmoralizar. Aquí nos encontrarán llenos de integridad, de verdad, de fe en lo que estamos haciendo", añadió Correa.

El jefe de Estado denunció que todo esto es parte de una persecución de la prensa, a la que cuestionó por escandalizar al país con reportajes contra funcionarios de su gobierno a los que se involucró en supuestos actos de corrupción no comprobados.

"Hay formas fáciles de escandalizar, manipulan todo. ¿Donde están los juicios?, ¿la ilegalidad?", preguntó y recalcó que lo que han hecho es caer "en el ridículo".

"Esa es la mala fe que tenemos que enfrentar día a día, el abuso del poder mediático, porque no han logrado someternos", subrayó al tiempo que destacó que ello ha hecho que la prensa pierda credibilidad y su gobierno logre mayor popularidad.

Una reciente encuesta de la firma Perfiles de Opinión reveló que 81,7% de los ecuatorianos aprueba la gestión del mandatario, luego de más de cinco años y medio en el poder. Su periodo debe culminar en mayo de 2013.