Quito. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, expresó hoy su disposición de mediar en la búsqueda de una solución a la crisis fronteriza entre Colombia y Venezuela, que ha tensado las relaciones entre esas naciones desde hace tres semanas.

"Queremos interponer nuestros buenos oficios para que entre naciones hermanas dialogando se arregle cualquier problema", dijo Correa en su informe semanal de labores.

Correa, informó que habló telefónicamente con el presidente colombiano Juan Manuel Santos, aunque no comentó detalles de la conversación.

"Ecuador está muy preocupado por la situación de Colombia y Venezuela", anotó el jefe de Estado al tiempo que indicó que no ha podido hablar con su homólogo venezolano, Nicolás Maduro, debido a que está de viaje.

Sin embargo, afirmó que probablemente hoy hablará con Maduro y con el mandatario de Uruguay Tabaré Vásquez, presidente de turno de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), "para ver si hacemos una reunión bilateral en Montevideo, donde sea".

"Hablando se entiende la gente", apuntó el mandatario ecuatoriano, quien abogó por una reunión entre Santos y Maduro.

"Hasta Alvaro Uribe (ex presidente de Colombia) se reunió con (Hugo) Chávez (fallecido mandatario venezolano), ¡cómo no se va reunir Juan Manuel Santos con Nicolás Maduro, si eran buenos amigos", opinó.

La crisis fronteriza entre Colombia y Venezuela surgió el pasado 19 de agosto a raíz de que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, anunciara el cierre de la frontera con Colombia en el Estado Táchira por tiempo indefinido.

La decisión la adoptó por el presunto ataque de un grupo armado colombiano a la Guardia Nacional Venezolana que dejó a dos militares y un civil heridos.

Además, declaró el estado de excepción por 60 días en cinco municipios del área limítrofe.

Según el más reciente balance la oficina humanitaria de la ONU en Bogotá, la crisis deja más de 16.500 colombianos afectados, entre deportados y quienes han retornado por miedo a serlo.

Al menos 1.355 personas han sido deportadas hacia Colombia a través de las fronteras de los departamentos colombianos de Norte de Santander, Arauca y La Guajira; y otras 15.174 personas han retornado a su país, de acuerdo con el reporte.