Quito. Alrededor de 17 mil policías más necesita el país para alcanzar estándares internacionales. Así lo dijo este viernes el presidente de Ecuador, Rafael Correa, durante una entrevista con radios locales.

El incremento de policías, según declaraciones del mandatario publicadas por la presidencia, implica un desembolso de US$200 millones anuales “solo en sueldos y salarios”.

Agregó que “necesitamos cerca de 1.000 judicaturas nuevas para reformar la justicia... y hay gente que solo dice (que existe) mucho gasto público”.

El financiamiento para esas necesidades es parte de una inversión que el gobierno aspira a que llegue a US$ 60 mil millones más en varios ámbitos.

Correa defendió la inversión pública como una de las estrategias para enfrentar la crisis económica global. En ese sentido, reiteró que el régimen está monitoreando la evolución del precio del crudo.

“Lo mucho o poco que logremos por el alza del petróleo, impuestos, ahorro nacional, vamos a invertirlo enseguida. Así que ya tenemos los escenarios para los diferentes precios y como poder invertir: el optimista y el pesimista”.

Sobre los mecanismos para aprovechar la producción petrolera, dijo que “gracias a estar en la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) tenemos los reportes más sofisticados y actualizados sobre devolución de mercado petrolero y eso nos ayudará a tomar decisiones”, explicó.

El jefe de Estado destacó que además de la inversión pública, se ha asegurado la liquidez unificando todas las cuentas del Estado en una sola “con saldo promedio de US$600 millones”.

Agregó que “existen líneas de contingencia de mercado con países como China y se realizan estrategias a nivel de Unasur para unificar reservas y prestar dinero en caso de necesidad”.

En el ámbito político, el presidente negó que participara en supuestas negociaciones para la conformación y designación de las presidencias y vicepresidencias de las comisiones de la Asamblea Nacional.

“Cuando no se tiene mayoría, se tiene que llegar a acuerdos transparentes y legítimos (…) Básicamente, tú me apoyas en la presidencia de dicha comisión y te apoyamos con nuestros votos en la comisión que te interese. ¿En dónde está lo satánico de aquello?” se preguntó Correa, quien al ser consultado sobre partidas extrapresupuestarias entregadas a gobiernos seccionales, respondió que “todas son acusaciones de mala fe, irresponsables y sin sustento”.

Respecto a la adecuación de normas producto de la consulta popular de mayo pasado, señaló que “ya está listo el Código Penal que incorpora (como delitos) la no afiliación al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) y el enriquecimiento ilícito privado”. Sobre los casinos indicó que “ya se tiene previsto un plan para realizar un proceso ordenado de cierre”, que será anunciado la próxima semana por el Ministerio de Turismo. “El malo no soy yo por cerrar, el malo es el dueño que abrió casinos ilegales”.