Quito. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, solicitó a la Asamblea Nacional amnistiar al ex vicepresidente Alberto Dahik, quien permanece exiliado en Costa Rica.

El mandatario indicó que tiene grandes diferencias de pensamiento con Dahik -quien salió del país el 12 de octubre de 1995 tras ser acusado de mal manejo de fondos reservados-, pero que no puede ser indiferente a la persecución política que hubo en el pasado.

Señaló que “tengo inmensas diferencias ideológicas con él, (pero esto) jamás impedirá que exprese mi convencimiento de que es un hombre honrado, víctima del odio y de la barbarie que en ese momento dominaban el país”.

Alberto Dahik fue vicepresidente de Sixto Durán-Ballén.

Asimismo, en su informe a la nación, criticó el rechazo de algunos sectores de izquierda y a líderes indígenas, que se oponen a la explotación de recursos naturales y mantienen una dura posición frente al agua, informó El Universo.

Al respecto señaló que “he visto cómo los que se proclaman los defensores de la Pachamama y creen que son los únicos que la saben proteger, son los mismos que cierran carreteras, cortando los árboles que dicen defender. He visto cómo los que se proclaman de izquierda popular, para defender sus intereses no dudan en apalear, agredir y así evitar consultas populares”.

Relevó la importancia de la minería para generar recursos y atender en especial a las comunidades, “sin fundamentalismos ecologistas”.

Por otra parte, anunció que enviará al Parlamento dos leyes con el carácter de económico urgente: el Código de la Producción y luego el Código de Planificación y Finanzas Públicas.

“Si no producimos, no vamos a poder sostener la política social, tenemos que tener prosperidad material para tener prosperidad social”, enfatizó.