Quito. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, puntualizó que su país busca “tener las mejores relaciones con Colombia”, pero puntualizó que éstas deben darse en un plano de “respeto mutuo”.

Advirtió que en los lazos bilaterales “no puede haber doctrina guerrerista como guerra preventiva, como perseguir a los terroristas en cualquier parte del mundo, como sentirse orgulloso de un bombardeo traicionero a un país hermano”,

Agregó que a Radio Quito que “si se respeta el derecho internacional, si se respeta el derecho Interamericano, si se respeta las resoluciones del Cumbre de Río en Santo Domingo, si se respeta las resoluciones de la Asamblea de los Estados Americanos, incluso si se respeta el pedido de disculpas del propio presidente Uribe, por supuesto que podremos marchar en un marco de absoluta cordialidad”, señaló Agencia Andes.

Correa reafirmó que Ecuador no tiene ninguna con la guerrilla colombiana. “Por un campamento de las FARC en una frontera selvática muy difícil de controlar, nos vinculan con este grupo”, dijo.

Al respecto explicó que “no existe presencia del estado colombiano en la frontera, entonces cuidado nos echamos la culpa de algo que no tenemos. El conflicto no es nuestro. Hemos hecho un esfuerzo enorme para cuidar nuestra frontera norte pero es una zona de 600 kilómetros de selva, por lo tanto, es sumamente difícil el control”.

Correa recordó que el Estado ecuatoriano debe invertir unos US$120 millones anuales en la vigilancia de la frontera.