Quito. El gobierno de Ecuador calificó como inaceptable que se condicione temas comerciales, como las Preferencias Arancelarias Andinas (Atpdea, por sus siglas en ingles) a decisiones soberanas como la concesión del asilo diplomático al creador de Wikileaks, Julian Assange.

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, hizo énfasis al tema ante las advertencias y preocupaciones que le trasladaron algunos empresarios durante un encuentro, el pasado martes.

Una advertencia sobre la suspensión de las Atpdea fue lanzada por el diario estadounidense The Washington Post, a raíz de la decisión de otorgar el asilo a Assange, el 24 de agosto.

“Solamente aceptar como posible que esto se de, es vergonzoso. ¿Qué tiene que ver que demos asilo soberanamente que nos ha pedido dicho asilo con cuestiones comerciales?”, cuestionó.

Durante su habitual informe semanal de actividades, el mandatario recalcó que aceptar ese tipo de advertencias sería intolerable.

“En el momento en que las negociones para extender las Preferencias Arancelarias hagan mención a lo más mínimo que socave, que afecte, nuestra soberanía, nos paramos de la mesa de negociaciones y se queden con sus Preferencias Arancelarias; nuestra soberanía no está en venta, no es negociable, hay cosas que no se pueden mercantilizar”, manifestó.

El Presidente ecuatoriano dijo que le indigna ese discurso que han hecho ciertos politiqueros y cierta prensa mediocre y corrupta en el sentido de que el asilo a Assange produciría la pérdida de las Atpdea, compensación arancelaria que otorga Estados Unidos a ciertos países por su lucha contra el narcotráfico.

“Es inaceptable, y si sucede, que suceda diez mil veces, pero nosotros no vamos a pedir permiso a nadie para ejercer nuestra soberanía, al menos mientras yo sea presidente”, recalcó.