Quito, Xinhua. El presidente de Ecuador y candidato a la reelección, Rafael Correa, se mostró este lunes confiado de un virtual triunfo en los comicios que se celebrarán el próximo 17 de febrero y tildó de "ridículas" las propuestas de los siete rivales que enfrentará en la contienda.

En una entrevista radiofónica en Quito, el gobernante quien goza de una licencia para participar en la campaña, afirmó que sus oponentes están desesperados por el "suelazo que se van a dar cuando vean los resultados del 17 de febrero, saben lo que dicen las encuestas".

"Da pena, da vergüenza ajena ver como caminan ellos solitos, hablando entre ellos, y nosotros, no podemos ni avanzar de la cantidad de gente, de las miles de personas que nos detienen a cada paso", ironizó el mandatario de izquierda.

Según la más reciente encuesta de intención de voto difundida por la firma Market, Correa, quien está en el poder desde 2007, ganaría en primera vuelta con el 49% de los votos válidos y una diferencia mayor a los 10 puntos de su inmediato rival.

El sondeo indicó que el ex banquero y candidato de la centro- derecha, Guillermo Lasso, su principal oponente, tiene un 18% de la intención de voto, y el tercer lugar ocupa el ex presidente Lucio Gutiérrez, con el 12%.

Mientras que el resto de candidatos están por debajo del 6%. Aunque los resultados de ésta y otras encuestas le sitúan como favorito, Correa no desestimó la posibilidad de una eventual segunda vuelta con Lasso, quien lo ha desafiado a debatir públicamente sobre las propuestas de campaña.

Lasso ha invitado a Correa a debatir sobre la política tributaria del país, pues el ex banquero propone eliminar nueve impuestos, entre ellos, al de la salida de divisas por supuestamente encarecer los bienes importados y los productos e insumos adquiridos en el exterior.

Al respecto, el mandatario socialista sostuvo que aceptará debatir únicamente en caso de producirse una segunda vuelta el 7 de abril.

"Debatiría en la segunda vuelta con el candidato que designe el pueblo ecuatoriano y si me designa a mí también para segunda vuelta", sostuvo Correa quien en sentido de broma vaticinó un debate aburrido con su rival Lasso.

"Tengo grande temor de perder el debate porque ese señor es tan aburrido que me voy a quedar dormido en medio el debate", expresó en medio de risas.

Lasso ha invitado a Correa a debatir sobre la política tributaria del país, pues el ex banquero propone eliminar nueve impuestos, entre ellos, al de la salida de divisas por supuestamente encarecer los bienes importados y los productos e insumos adquiridos en el exterior.

Para Correa, la iniciativa es "ridícula", pues lo que Lasso quiere "es ahorrar" dinero a la banca y a grupos económicos que representan el 91 por ciento de contribuyentes de ese tributo.

"El 91% lo pagan empresas y el 9% las personas naturales. Que no engañen a los pobres y a la clase media. No hay país que haya logrado salir adelante sin que los ricos paguen más impuestos", apuntó.

Refirió que el sistema tributario de su país es progresivo y justo y que el impuesto a la salida de divisas "es estabilizador, no fiscalista, para proteger la dolarización, no para generar ingresos fiscales".

Asimismo, descalificó las otras propuestas del resto de candidatos por considerarlas "demagógicas" y pidió a los ciudadanos y a las Fuerzas Armadas no creer en la "táctica de los irresponsables".

"No crean en la guerra sucia e irresponsable para desestabilizar al gobierno", dijo el mandatario quien, sin embargo, sostuvo que "el proceso electoral en general se está llevando con absoluta normalidad y calma".

La campana electoral rumbo a los comicios de febrero entró en su tercera semana de proselitismo y los candidatos intensifican sus recorridos en busca de votos.

El mandatario, quien gozará de licencia hasta el 14 de febrero, tiene programado esta semana recorridos y mítines en el centro del país.