El juicio por daño moral impulsado por el presidente Rafael Correa contra los autores del libro ''El Gran Hermano'', Juan Carlos Calderón y Christian Zurita Ron, en el que solicita el pago de US$10 millones  por haber dañado su honra por el contenido del trabajo periodístico, no se ha paralizado y es posible que las partes se encuentren en una audiencia de conciliación para dirimir sus diferencias.

El abogado del mandatario, Alembert Vera, contestó la reconvención o contrademanda a la acusación por daño moral presentada por la defensa de los periodistas, en la que solicitaron una indemnización de US$400 mil por los ataques y persecución de los que, aseguran, han sido víctimas.

De acuerdo a la página web de la Corte Provincial de Pichincha, en el proceso 265-2011, que se tramita en el juzgado quinto de lo civil de Pichincha, Juan Carlos Calderón fue citado en su domicilio mientras que a Zurita se lo hizo mediante remitidos de prensa los días 1, 2 y 3 de junio.

La reconvención fue calificada por el juzgado el 20 de julio, las contestaciones a las contrademandas fueron presentadas el pasado 9 de agosto y calificadas el 16 de este mismo mes.

Estas acciones abren la puerta para que el demandante y los demandados se encuentren en la Junta de Conciliación, que tiene por objeto poner término a los litigios mediante el acuerdo directo de las partes. Sin embargo no es una condición que el mandatario y los periodistas se presenten en la misma, ya que la ley permite que sus  procuradores judiciales busquen resolver los impases.

La petición de junta de conciliación la presentará la parte acusadora y el juzgado deberá emitir en providencia el día y hora del encuentro.