Santiago. La revelación de los correos personales de Natalia Compagnon, una de las socias de Caval, con el empresario radicado en México, Álvaro Covacevich, son parte de los argumentos con que Hugo Silva demanda a la sociedad en la que participa en un 50% la nuera de la Presidenta Michelle Bachelet, acusando estafa por parte de la empresa.

Según informa este domingo El Mercurio, hasta ahora se creía que las fallidas negociaciones para adquirir los terrenos en Machalí, con los inversionistas mexicanos relacionados al cineasta y paisajista radicado en Ciudad de México, era una estrategia de Caval para vender los predios, pero el intercambio de mensajes electrónicos da cuenta de la relación que mantuvieron hasta enero de 2015, poco tiempo antes de enajenarlos a Silca SA.

En el primer correo –enviado cuatro días después de que se venciera el acuerdo de compras con Aguas Sustentables, propiedad de Sergio Covacevich (sobrino de Álvaro)- el empresario radicado en México le consigna a Compagnon que “está activando los contactos y en reuniones con mi grupo de acá”.

Ante ese mensaje, la esposa de Sebastián Dávalos Bachelet, respondió a Álvaro Covacevich. “Cuéntanos cómo les ha ido con el proyecto, nosotros acá estamos avanzando mucho”, detalló.

Para Hugo Silva, Caval usó un acuerdo de negocio inmobiliario donde existía el proyecto Ciudad de Cobre, conversado previamente entre Covacevich y Dávalos, como una estrategia para atraer su atención, luciendo cifras de adquisición por $27 mil millones por los tres fundos adquiridos por él posteriormente en $9.500 millones.

La maniobra. Acorde a los antecedentes que se manejan en la Fiscalía, Hugo Silva fundamenta la acusación de estafa por parte de Caval, aludiendo a que la promesa de opción preferente que establecía la adquisición de terrenos por los mencionados $27 mil millones de parte de Aguas Sustentables, estaba vencida en marzo de 2014 y fue exhibida para negociar con él a mediados del mismo año.

No obstante, Álvaro Covacevich en octubre indicó por correo electrónico a Compagnon; “vengo de Nueva York, donde tuve una reunión muy positiva para nuestro proyecto que les informaré”, al que se suma un mensaje donde anticipa que “una reunión con el grupo de México interesado muy positivamente en participar de nuestro proyecto”.

Por su parte, el sobrino Sergio Covacevich, dijo al Ministerio Público que su rol en la transacción, “nos lo ofrecían a título de corredores, es decir, siempre nos manifestaron que eran mandatados por sus dueños”, de ahí nace la idea de Caval por obtener “una firma” demostrando el interés de Aguas Sustentables como “maniobra” para atraer otros compradores. “Jamás autorizamos a Caval para externalizar nuestro proyecto a terceros”, agregó. 

Si bien Álvaro Covecevich se ha mantenido en México sin presentar declaraciones para colaborar en la investigación, el matutino apunta que fue durante la campaña 2013 de Michelle Bachelet, donde se mostró su interés por los terrenos, sosteniendo para ello reuniones con Dávalos, Compagnon y Valero.