Londres. Un tribunal británico aceptó este jueves que el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, sea extraditado a Suecia, donde está acusado de delitos de índole sexual, rechazando las alegaciones de la defensa respecto a que una decisión en ese sentido violaría sus derechos humanos.

La fiscalía sueca quiere interrogar a Assange, de 39 años, por acusaciones de conductas sexuales impropias realizadas por dos voluntarias de WikiLeaks durante el tiempo que él pasó en Suecia en agosto pasado. El niega los cargos.

Una de ellas afirma que Assange, que ha indignado al Gobierno de Estados Unidos al divulgar miles de cables diplomáticos secretos en su sitio web, abusó de ella sexualmente al ignorar su petición de que utilizara un condón durante sus relaciones sexuales.

La segunda mujer ha dicho que mantuvo relaciones sexuales con ella mientras dormía y que no utilizó preservativo.

La fiscalía dice que la segunda acusación encaja en la menos severa de las tres categorías de violación en Suecia, que acarrea un máximo de cuatro años de prisión.

Durante tres días de alegatos a principios de mes, los abogados de Assange aseguraron que no tendría un juicio justo en Suecia y que los fiscales de ese país habían manejado de forma incorrecta el caso contra el australiano.

Su defensa argumenta que podría terminar siendo enviado a Estados Unidos, donde podría enfrentarse a una ejecución.

Los abogados de Assange también acusaron al primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt, de crear una "atmósfera tóxica" en Suecia y de dañar sus oportunidades de tener un juicio justo por presentarle como el "enemigo público número uno".

Sin embargo, el juez Howard Riddle rechazó los argumentos y ordenó la extradición de Assange. Su abogado dijo que apelaría la decisión.

La fiscalía sueca no realizó ningún comentario inmediato, aunque colgará en breve un comunicado en su web, dijo una portavoz de la oficina.