Río de Janeiro. El tribunal de apelaciones rechazó este miércoles el último recurso que podía presentar el ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) para evitar cumplir la pena de 12 años y un mes de prisión que recibió en el marco del caso de corrupción alrededor de la petrolera estatal Petrobras, informaron fuentes judiciales.

Los jueces del Tribunal Regional Federal de la 4a región (TRF-4), con sede en Porto Alegre (sur de Brasil), negaron el recurso presentado por la defensa de Lula y mantuvieron la condena de 12 años y un mes de prisión que establecieron el 24 de enero.

"Después de analizar todas las ponderaciones de la defensa, es manifesta la inadmisibilidad de los embargos. No puede ser que la defensa busque la rediscusión de aspectos ya juzgados", aseguró el juez Nilvaldo Brunoni, en su voto.

Tras la negativa de este miércoles, la defensa de Lula todavía puede apelar la condena ante el Superior Tribunal de Justicia (STJ) y en el Supremo Tribunal Federal (STF).

Tras la negativa de este miércoles, la defensa de Lula todavía puede apelar la condena ante el Superior Tribunal de Justicia (STJ) y en el Supremo Tribunal Federal (STF).

Lula entró en prisión el pasado sábado 7 de abril acusado de corrupción pasiva y lavado de dinero, por haber recibido supuestamente un apartamento de la constructora OAS en el litoral del estado de Sao Paulo a cambio de favorecerla en contratos con Petrobras.

El ex mandatario brasileño fue condenado el año pasado a nueve años y medio de prisión por el juez federal Sergio Moro, responsable en primera instancia del caso Petrobras, aunque recurrió la sentencia. El propio TRF-4, tras analizar el recurso, aumentó la condena el pasado 24 de enero a 12 años y un mes de prisión.

Tras la condena en segunda instancia, la defensa de Lula, de 72 años, intentó con varios recursos que pudiera recurrir en libertad la condena ante las instancias superiores, algo que fue negado por el Supremo Tribunal Federal.

Lula se entregó el pasado 7 de abril a la Policía Federal y cumple la condena en la sede del organismo en Curitiba (sur).

Lula, considerado el líder más carismático en la historia de Brasil, lidera todos los sondeos de intención de voto de cara a las elecciones presidenciales de octubre próximo.