Ciudad de Guatemala. La justicia de Guatemala ratificó su decisión de extraditar al ex presidente Alfonso Portillo a Estados Unidos para enfrentar acusaciones de lavado de dinero, aunque el actual mandatario, Alvaro Colom, aún debe aprobarla para que se lleve a cabo.

Estados Unidos solicitó en enero del año pasado la extradición de Portillo, quien fue mandatario de la nación centroamericana del 2000 al 2004, pues es acusado en Nueva York del lavado de US$70 millones en bancos estadounidenses.

Una corte penal aprobó en marzo de este año la extradición de Portillo, de 59 años, que él apeló. La resolución del viernes ratifica la decisión de enviar a Portillo a Estados Unidos.

"Este tribunal ha concluido por voto unánime denegar el amparo presentado por Alfonso Antonio Portillo Cabrera y, consecuentemente, la orden de extradición de los Estados Unidos de América queda en firme", dijo en conferencia de prensa el presidente de la Corte de Constitucionalidad, Alejandro Maldonado.

Pese a la aprobación de la extradición, Portillo, quien salió caminando del tribunal tras el anuncio de la Corte, mantendrá su condición actual de casa por cárcel hasta que Colom decida si aprueba que sea entregado a la justicia estadounidense o si se ejecuta la recomendación de la Corte de que sea retenido en un centro de detención en espera de la resolución del presidente.

En otro caso, una corte de Guatemala absolvió en mayo a Portillo de la acusación de malversación de fondos públicos.

La corte concluyó que la fiscalía no presentó pruebas suficientes para demostrar que Portillo desvió US$15 millones del Ejército hacia cuentas personales en el extranjero.

Portillo sostuvo su inocencia a lo largo del juicio, argumentando que no había pruebas de que él se había apropiado de esos fondos.

La fiscal general de Guatemala, Claudia Paz, dijo que se apelaría la decisión.