Ciudad de Guatemala. La Corte de Constitucionalidad de Guatemala suspendió el domingo una orden del presidente para expulsar al jefe de una comisión anticorrupción respaldada por Naciones Unidas que investiga presuntos ilícitos electorales del mandatario en 2015, lo que encamina al país a un nuevo período de inestabilidad política.

El presidente del país Jimmy Morales declaró el domingo temprano persona non grata al abogado colombiano Iván Velásquez, jefe de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y ordenó su salida inmediata del país.

El Secretario General de la ONU, António Guterres, dijo en un comunicado estar sorprendido y que espera que Velásquez sea tratado por las autoridades guatemaltecas con el respeto debido como funcionario internacional. En tanto, el Gobierno de Estados Unidos en su página oficial advirtió de que podría suspender la ayuda a Guatemala.

Pero horas después, la Corte de Constitucionalidad anunció que otorgaba un amparo provisional a Velásquez que dejaba "en suspenso la decisión del presidente" y dijo a los ministros de Relaciones Exteriores, Defensa y Gobernación que se abstengan de cumplirla.

El mandatario tomó la decisión luego de que la Fiscalía General y la CICIG, también apoyada por Estados Unidos, presentaron una solicitud de antejuicio contra el presidente Morales para investigarlo por supuestos delitos electorales en la campaña en 2015.

En enero pasado, la Fiscalía y la CICIG acusaron al hermano y a uno de los hijos del presidente de participar en un fraude al registro de la propiedad, lo que dañó sensiblemente la popularidad del mandatario, quien ganó las elecciones pese a su inexperiencia política con el lema "ni corrupto ni ladrón".

"Como presidente de la República de Guatemala (...) declaro Non grato al señor Iván Velásquez Gómez en su calidad de comisionado contra la impunidad y ordeno que abandone inmediatamente la República de Guatemala", dijo Morales en un video publicado en las redes sociales del Gobierno.

El Secretario General de la ONU, António Guterres, dijo en un comunicado estar sorprendido y que espera que Velásquez sea tratado por las autoridades guatemaltecas con el respeto debido como funcionario internacional. En tanto, el Gobierno de Estados Unidos en su página oficial advirtió de que podría suspender la ayuda a Guatemala.

Las embajadas en Guatemala de los Estados Unidos, Alemania, Canadá, España, Francia, Italia, Reino Unidos, Suecia, Suiza y la Unión Europea emitieron un comunicado lamentando la expulsión de Velásquez, en el que argumentaron que dañaba la capacidad de la CICIG para cumplir con su mandato.

Después del anuncio de presidente, el canciller Carlos Raúl Morales fue removido de su cargo por presuntamente no cumplir la orden de expulsar a Velásquez.

La Fiscalía General informó que tras el amparo provisional otorgado a Velásquez, la fiscal Thelma Aldana no ha renunciado. La funcionaria es una aliada de Velásquez y había dicho la semana pasada que dimitiría si este era removido.

La ministra de Salud, Lucrecia Hernández, y sus viceministros renunciaron el domingo por su desacuerdo con la expulsión de el líder de la CICIG.

El presidente dijo que basaba su decisión en la Constitución, la Convención de Viena y en un acuerdo firmado entre el Gobierno y Naciones Unidas en 2006 sobre la creación del CICIG. Después del mediodía Morales convocó a una reunión de su gabinete en el palacio presidencial.