La Haya. Los 15 jueces que conforman el tribunal de la Corte Internacional de Justica (CIJ) comenzaron con la deliberación de la demanda marítima boliviana. La práctica judicial interna de la Corte establece al menos siete pasos antes que se dicte la sentencia.

Este miércoles concluyó la fase de alegatos orales en el caso entre Bolivia y Chile concerniente a la obligación de negociar un acceso al océano Pacífico. El tribunal de la organización de Naciones Unidas emitió un comunicado de prensa en el que detalla los procedimientos.

Respecto a la fecha en la que se emitirá el fallo, la CIJ asegura que la lectura del texto se hará en una sesión pública y que será anunciada a su “debido tiempo”. No obstante, con base en fallos anteriores, podría emitirse en un lapso de tres a seis meses.

El paso inicial es la deliberación, los jueces intercambian opiniones de manera reservada a la hora del té (Five o clock tea), posteriormente, el Presidente apunta los temas que, en su opinión, requieren discusión y decisión del Tribunal.

En el siguiente paso, cada juez prepara una nota escrita exponiendo sus puntos de vista y esos textos se intercambian entre los jueces. Luego, en una deliberación completa, se conforma un comité de redacción por votación secreta, teniendo en cuenta las opiniones expresadas (mayoritaria y minoritaria).

El Comité tiene la tarea de preparar un anteproyecto de texto, que está sujeto a enmiendas por escrito. Además se producen dos borradores adicionales. Los textos adoptan el estilo de la redacción que será en francés o inglés, los idiomas oficiales de la Corte.

Mientras tanto, los jueces que lo deseen pueden preparar una declaración, una opinión separada o una opinión disidente, que se comunicarán a los otros jueces. La votación final se toma después de la adopción del texto final de la sentencia en la segunda lectura.

En una sesión reservada, los jueves de la CIJ leen a voz viva el fallo, se hacen las últimas observaciones y el dictamen va votación bajo dos opciones.