Miami. No hay razones racionales para prohibir a todos los homosexuales la adopción de niños, dijo este miércoles una corte de apelaciones de Florida en un dictamen que mantuvo la adopción de dos niños realizada por un gay.

Florida es el único estado restante de Estados Unidos que prohíbe expresamente la adopción por parte de mujeres y hombres homosexuales sin excepción, hizo notar el veredicto.

Una corte de nivel inferior decidió en el 2008 que la prohibición violaba la garantía de trato igualitario de la Constitución del estado de Florida y le permitió al demandante, Frank Martin Gill, adoptar a dos muchachos, medio hermanos que había criado como familia de acogida desde el 2004.

El Departamento de la Infancia y la Familia de Florida señaló que la corte de nivel inferior era equivocada y que la adopción era ilegal bajo la ley del estado, que hace 33 años le prohíbe a los homosexuales adoptar.

Pero la Corte de Apelaciones del Tercer Distrito del estado en Miami mantuvo el miércoles el dictamen de la corte inferior, que indicaba que "no hay bases racionales para el estatuto".

Los niños fueron removidos de su casa debido al abuso y el abandono cuando uno de ellos tenía cuatro años y el otro cuatro meses de vida, y los derechos de los padres a estar con ellos fueron eliminados por una corte.

Cuando llegaron al hogar de Gill, el niño mayor no hablaba y el menor tenía una infección no tratada en el oído. Ambos tenían tiña y otros problemas médicos, indicaron los documentos de la corte.

Ambas partes en el caso, contando a los funcionarios estatales, acordaron que los niños prosperaban en el cuidado de Gill y su pareja. Las partes en el caso también concordaron en que "las personas homosexuales son igualmente buenos padres", recalcó el veredicto de la apelación.

"Dada una prohibición total a la adopción por personas homosexuales, uno podría esperar que esto reflejó un juicio legislativo de que las personas homosexuales, como grupo, no se ajustan a la labor de padres", indicó la opinión.

"Nadie en este caso ha hecho, ni insinuado, un argumento de ese tipo", agregó.

Durante el juicio original, sicólogos, trabajadores sociales, expertos en familia y personas del clero dieron testimonios encontrados sobre el desarrollo de los niños criados por gays.

La corte decidió que esos niños no tenían mayores tendencias a ser homosexuales, participar en experimentación sexual temprana, sufrir enfermedades mentales, violencia doméstica, o abuso de drogas que los niños criados por heterosexuales.