El Cairo. Un tribunal egipcio ordenó este martes al Ejército que termine con los exámenes de virginidad sobre las detenidas en prisiones militares luego de que una mujer que dijo ser una víctima presentó un caso en su contra.

Sin embargo, el responsable de la Autoridad Judicial Militar señaló en un comunicado divulgado por la agencia estatal de noticias MENA que el fallo no puede aplicarse porque no hay una decisión previa de imponer las pruebas de virginidad a las detenidas, y que si alguien lo hace se trataría de un caso individual que requeriría una investigación penal.

Los gobernantes militares que reemplazaron al derrocado presidente Hosni Mubarak en febrero reciben cada vez más presión de los activistas, que denuncian una mala gestión de la transición a un gobierno civil y la violación de los derechos de los manifestantes.

Este es la segunda vez en una semana en que los activistas civiles logran una decisión favorable en casos relacionados con el Ejército.

"La corte ordena que se detenga la ejecución del procedimiento de pruebas de virginidad sobre mujeres dentro de las prisiones militares", dijo el juez Ali Fekry, jefe del tribunal administrativo de El Cairo.

Cientos de activistas dentro del tribunal aplaudieron tras la lectura del dictamen.

El caso fue presentado por Samira Ibrahim, una mujer que dijo que el Ejército la forzó junto a otras seis a someterse a una prueba de virginidad en marzo, después de que fueron arrestadas durante una protesta en la plaza Tahrir de la capital.

El domingo, otro juez civil ordenó la liberación de un destacado bloguero al que el Ejército había detenido en octubre acusado de "incitar a la violencia y el sabotaje" durante una protesta de cristianos.

En mayo se citó a un oficial militar diciendo que las pruebas se realizaban para que el Ejército no fuera acusado después de haber violado a las detenidas.

Ibrahim, que procede de la conservadora ciudad de Sohag, en el sur de Egipto, fue transferida a un tribunal militar cuatro días después de su detención.

Recibió una sentencia de un año de prisión en suspenso por insultar a las autoridades, participar en una reunión no autorizada y romper el toque de queda.

Presentó un caso con la fiscalía militar contra el soldado que realizó la prueba de virginidad, y ahora un tribunal militar lleva el caso.

"Pedimos que aquellos que cometan este acto carguen con su responsabilidad", indicó Basma Zahram, abogado del centro El-Nadim para Rehabilitación de Víctimas de la Violencia, que se ha sumado al caso de Ibrahim.

La semana pasada, un tribunal militar dijo que los casos de pruebas forzadas de virginidad de los que se ha informado fueron transferidos al Tribunal Militar Superior y que el personal acusado de participar en enfrentamientos violentos y violaciones de derechos humanos contra los manifestantes será procesado.

Organizaciones de derechos humanos dicen que el Ejército ha realizado muchos otros exámenes de este tipo.