Un tribunal egipcio ratificó la sentencia de cadena perpetua contra el presidente destituido Mohamed Morsi por acusaciones de espiar para Qatar, informó la estatal Nile TV.

En Egipto, una cadena perpetua equivale a 25 años de cárcel.

El Tribunal de Casación, la corte más alta de apelación en el país, dijo que el fallo contra Morsi era "definitivo e inapelable", informó la agencia de noticias oficial MENA.

La misma corte confirmó la sentencia de muerte por los mismos cargos contra tres figuras prominentes de los Hermanos Musulmanes, grupo de Morsi.

Los condenados están acusados de filtrar a Qatar documentos clasificados sobre las Fuerzas Armadas egipcias que ponen en peligro la seguridad nacional.

Los documentos supuestamente contenían secretos de "seguridad nacional" y supuestamente fueron intercambiados con la inteligencia qatarí por un millón de dólares. La fiscalía acusó a los detenidos de trabajar para la organización "Hermandad Musulmana calificada como terrorista".

Qatar apoyaba con firmeza a Morsi y a su Hermandad Musulmana cuando estaban en el poder entre 2012 y julio de 2013.

Morsi, primer presidente de Egipto electo democráticamente, fue destituido por el ejército en 2013 en respuesta a las protestas masivas en contra de su gobierno.

Dos acusados más recibieron también condenas de cadena perpetua y trabajos forzados en el caso.

Esta es la segunda vez que Morsi recibe confirmación de sentencia.

El 22 de octubre de 2016, el mismo tribunal de Casación había confirmado una sentencia de 20 años de prisión contra Morsi bajo cargos de violencia y asesinato en 2012, cuando hubo enfrentamientos afuera de un palacio presidencial entre sus simpatizantes y sus oponentes que dejaron hasta 10 personas muertas.

Morsi, primer presidente de Egipto electo democráticamente, fue destituido por el ejército en 2013 en respuesta a las protestas masivas en contra de su gobierno.

Su grupo Hermandad Musulmana ha sido designado como grupo terrorista por parte del gobierno.

Cientos de miembros del grupo han recibido condenas de muerte y de cadena perpetua, principalmente por cargos de violencia, asesinato y espionaje.

Morsi ha sido condenado también en otros casos.

El 17 de mayo de 2015, Morsi y 106 simpatizantes de su Hermandad Musulmana recibieron penas de muerte por una fuga masiva de una prisión luego del levantamiento de 2011 que destituyó al gobernante Hosni Mubarak.

Pero el veredicto de pena de muerte fue rechazado y ahora Morsi está enfrentando un nuevo juicio.

El presidente islamista destituido, junto con el guía de la Hermandad, Mohamed Badei, y siete miembros más del grupo, fue sentenciado a cadena perpetua en junio de 2015 por conspirar con los grupos milicianos extranjeros de Hamas e Hizbulá en contra de la seguridad nacional de Egipto.

Aún así el caso puede ser apelado.

En la página de la Hermandad Musulmana, los miembros comentaron que los veredictos son "un honor" y agregaron que no evitarán la creación de miles de hombres valientes similares.

Ahmed Ban, experto del Centro de Estudios Políticos del Nilo y disidente de la Hermandad, pronosticó que el presidente Abdel Fattah al-Sisi perdonará a Morsi si al final Morsi alcanza la pena de ejecución.

Ban agregó que el país y el grupo Hermandad Musulmana buscarán la reconciliación, pero que cada uno está en espera de más concesiones.