San José, EFE. La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) publicó este miércoles un informe sobre el cumplimiento de Uruguay a la sentencia por el "Caso Gelman", en el que lamentó la decisión de la Suprema Corte de Justicia (SCJ) de validar nuevamente la Ley de Caducidad para crímenes durante la dictadura (1973-1985).

"La decisión del 22 de febrero de 2013 de la SCJ no está en consonancia con la evolución del Derecho Interamericano y Universal de Derechos Humanos, ni con la responsabilidad internacional del Estado reconocida por éste y declarada en sentencia" del caso Gelman, indicó la CorteIDH.

Agregó que la decisión de la SCJ "constituye un obstáculo para el pleno cumplimiento del fallo, podría producir un quebrantamiento al acceso a la justicia de las víctimas de graves violaciones de derechos humanos que se encuentran amparadas por una sentencia de la Corte Interamericana y podría representar un instrumento de perpetuación de la impunidad y el olvido de esos hechos".

La SCJ de Uruguay declaró el pasado 22 de febrero inconstitucional una norma aprobada en 2011 que impedía la prescripción de los delitos cometidos por uniformados durante la dictadura uruguaya (1973-1985), por lo que aquellos crímenes podrían quedar impunes y las causas archivadas.

Esta norma hacía en la práctica inaplicable la Ley de Caducidad, una norma aprobada en 1986, tras la restitución de la democracia en el país, y que fue ratificada en dos referendos en 1989 y en 2009, que sometía a la decisión del Gobierno cualquier investigación y juicio sobre crímenes cometidos por uniformados en esa época.

El informe de la CorteIDH tiene fecha del 20 de marzo, pero no fue hasta hoy que ha sido notificada a las partes y publicada en la página de internet del tribunal continental.

Los jueces recordaron al Estado uruguayo que "independientemente de las normas que sean dictadas o las interpretaciones que se hagan a nivel interno, la Sentencia dictada por la Corte Interamericana tiene carácter de cosa juzgada internacional y es vinculante en su integridad".

En la sentencia de 2011 la CorteIDH condenó al Estado de Uruguay por la desaparición de María Claudia García, nuera del poeta argentino Juan Gelman, y por la supresión de identidad de la hija de ésta, Macarena Gelman.

El tribunal fijó una indemnización y estableció además que la Ley de Caducidad de Uruguay no deberá volver a representar un obstáculo para la investigación de este tipo de casos sucedidos durante la dictadura.

Los padres de Macarena Gelman fueron detenidos en Buenos Aires 1976 por la dictadura uruguaya y trasladados a Montevideo. El padre fue asesinado y sus restos encontrados, no así los de la madre, María Claudia García.

García dio a luz en cautiverio en Uruguay y siendo aún una bebé Macarena Gelman fue dada a un policía en Montevideo, con quien se crió hasta los 23 años, hasta que el gobierno la localizó y reveló la identidad a su abuelo.

La sentencia obliga al Estado uruguayo a realizar una investigación de los hechos y continuar la búsqueda y localización de María Claudia García Iruretagoyena, o de sus restos mortales.

En su informe de cumplimiento de sentencia, la CorteIDH señaló que Uruguay ha cumplido con el pago de indemnizaciones, la publicación del fallo, la realización un acto de reconocimiento de la responsabilidad y la colocación de una placa en el antiguo edificio del Servicio de Información de Defensa en memoria de las víctimas.