Lima. La Corte Suprema de Perú resolvió este lunes que será el fuero castrense el que juzgará a un agente peruano acusado de proporcionar información militar reservada a Chile, en un caso que tensó las relaciones entre ambos países.

El caso estaba en manos de una corte civil desde que el gobierno de Perú denunció, en noviembre del año pasado, el supuesto espionaje a favor de Chile y envió una nota de protesta a Santiago, que ha rechazado la acusación de Lima.

La sala permanente de la Corte Suprema decidió por la competencia de la justicia militar en el caso debido a que el acusado, el suboficial de la fuerza aérea peruana Víctor Ariza, cometió la supuesta falta en plena actividad y serían "delitos en función", según autoridades judiciales.

La corte civil sólo seguirá con el proceso por el delito de lavado de activos contra Ariza y contra otros dos "coprocesados" chilenos implicados en el caso.

"La Corte Suprema ha resuelto que en el caso Ariza asuma competencia el fuero militar, en atención a que los delitos han violentado el secreto militar y el asunto habría sido perpetrado por un militar en actividad", dijo el presidente del Poder Judicial de Perú, Javier Villa Stein.

"Con esto pues se pone punto final a una incertidumbre que la ciudadanía tenía sobre la materia", afirmó en una conferencia de prensa.

La denuncia de espionaje militar se produjo en momentos en que Perú y Chile, países vecinos en la costa del Pacífico sur, mantienen un litigio en la Corte Internacional de Justicia de La Haya por un viejo diferendo en sus límites marítimos.

Las relaciones entre Perú y Chile, grandes exportadores de minerales, han transitado por altibajos desde que se enfrentaron en una guerra a fines del siglo XIX.

El supuesto espía peruano, actualmente preso en Lima y que había trabajado en el 2002 en la embajada peruana en Santiago, ha sido acusado de enviar información militar reservada a Chile, con la presunta complicidad de dos militares chilenos.

Pese a los roces, los lazos comerciales entre Perú y Chile han crecido fuerte en los últimos años y el gobierno de Lima ha afirmado que la elección de un nuevo mandatario en Santiago abrirá un nuevo "capítulo" en las relaciones bilaterales.