Río de Janeiro. El Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil deberá decidir si el actual presidente del país, Michel Temer, puede ser investigado por denuncias contra él por hechos anteriores al inicio de su mandato, el 12 de mayo de 2016, algo que la ley actual no permite, informaron hoy fuentes oficiales.

     El juez de la Corte Suprema Luiz Fux mandó al plenario de la Corte una acción del Partido Democrático Laborista (PDT, por sus siglas en portugués) que pide reducir el grado de inmunidad de la figura del jefe de Estado.

     Temer fue acusado por varios delatores del caso Petrobras de haber cobrado dinero procedente de la gran trama de corruptelas para financiar la campaña electoral de su partido, el Movimiento Democrático Brasileño (PMDB).

     Las acusaciones las hicieron exejecutivos de la constructora Odebrecht, la mayor del país, y que alcanzaron un acuerdo con la Justicia para relatar la trama a cambio de una rebaja en sus condenas.

     La legislación brasileña no contempla que el presidente del país, en vigencia de su mandato, pueda ser responsabilizado por actos extraños al ejercicio de sus funciones.

     Tras aceptar Luz el pedido del PDT, el plenario de la Corte Suprema deberá pronunciarse ahora sobre la demanda.

     Temer se hizo con la Presidencia del país el pasado 12 de mayo de 2016, después de que el Congreso apartara de su cargo por irregularidades a la mandataria electa, Dilma Rousseff, del que era el vicepresidente desde 2011.

     Además de este posible juicio, Temer se enfrenta a la invalidación de la fórmula en la que acompañaba a Rousseff en las elecciones de 2014, por acusaciones de haber financiado la campaña con dinero procedente de las corruptelas en Petrobras.