Río de Janeiro. La Corte Suprema de Brasil desbloqueó el martes las cuentas del empresario Marcelo Odebrecht, expresidente y heredero del mayor grupo constructor del país y quien está preso por el gigantesco caso de corrupción en la petrolera estatal Petrobras.

El juez del Supremo Tribunal Federal (STF) Marco Aurelio Mello liberó las cuentas bancarias de Odebrecht y de otros tres ejecutivos del grupo, a quienes el Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU), organismo auditor del Estado brasileño, había ordenado bloquear.

Anteriormente, Mello ya autorizó desbloquear las cuentas del grupo Odebrecht y de la también constructora OAS, a que el TCU había embargado valores por 2.000 millones de reales (cerca de US$617 millones) a fin de garantizar los recursos para resarcir a la petrolera estatal Petrobras, víctima de un gran caso de corrupción en el que hay implicadas las principales constructoras del país.

El juez justificó su decisión porque, según él, el bloqueo pone en riesgo la vida financiera de las compañías y de sus ejecutivos, y argumentó que el TCU no podía bloquear las cuentas y bienes por decisión propia.

Marcelo Odebrecht fue condenado a 19 años y cuatro meses de prisión por los crímenes de corrupción pasiva, blanqueo de capitales y asociación criminal cometidos dentro del esquema de corrupción que operó en Petrobras.

Según las autoridades, la red corrupta, formada por empresarios, altos cargos de las empresas y políticos que amparaban las corruptelas, desvió al menos US$2.000 millones estadounidenses entre 2004 y 2014.