Sao Paulo. La suspención de la audiencia para revisar la apelación a la condena de 12 años por corrupción contra Luiz Inacio Lula da Silva fue anunciada por el magistrado Edson Fachin, instructor del caso en el Supremo Tribunal Federal.

Con esta decisión el recurso interpuesto por la defensa del ex mandatario brasileño se archiva, impidiendo la posibilidad de otorgarle libertad condicional.

La determinación de no analizar la petición de los abogados de Lula frustra las esperanzas que guardaba el Partido de los Trabajadores (PT) de que el ex presidente brasileño pudiese ser liberado este martes, o por lo menos de que se le concediese la prisión domiciliar, para poner en marcha su campaña para las elecciones presidenciales de octubre, en las que figura como líder en todos los sondeos de intención de voto.

Fachin ordenó que el recurso de la defensa sea archivado luego de que el Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región, la corte de segunda instancia que condenó a Lula, rechazara la petición que habían hecho los abogados para que el caso pudiese ser examinado por el Supremo ante su posible inconstitucionalidad.

La vicepresidenta del Tribunal Regional Federal, María de Fátima Freitas, rechazó la petición para que el caso fuese trasladado a la Corte Suprema por supuestamente, y en cambio permitió que los abogados puedan presentar un recurso ante el Superior Tribunal de Justicia para cuestionar parte de la condena contra el ex mandatario, ya que la defensa alega que Lula tendría que pagar individualmente una indemnización que correspondería al PT.

La posibilidad de un fallo favorable el martes había llevado a los abogados del ex jefe de Estado a modificar su petición para pedir que la Corte Suprema suspendiera la sanción que inhabilita electoralmente a Lula o que, en caso de que no le concediese la libertad, al menos le permitiese cumplir la pena en prisión domiciliar.