La Corte Suprema de Brasil inició este miércoles una sesión que será clave para el futuro del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y en la que decidirá si el líder más popular del país irá a prisión por corrupción o podrá seguir apelando en libertad.

Lula fue condenado en primera instancia a nueve años de cárcel, una pena aumentada a doce años por un tribunal superior y, según la jurisprudencia en vigor en el país, la ratificación del fallo que le halló culpable ya permite comenzar a ejecutar la sentencia, lo que supone su encarcelamiento.

Sin embargo, la defensa de Lula ha intentado un recurso de "habeas corpus" que será juzgado hoy y en el cual sostiene que nadie puede ir a prisión mientras resten apelaciones, que en su caso pasarían por el Superior Tribunal de Justicia y la propia Corte Suprema.

Si el "habeas corpus" es aceptado, Lula conservaría la libertad mientras dure el proceso total de apelaciones, que se calcula que puede durar unos dos años, pero si fuera negado podría estar a sólo unos días de ingresar en prisión.

La sesión, que se prevé que durará varias horas, fue abierta por la presidenta de la Corte Suprema, Carmen Lucia Antunes, quien pasó la palabra a Edson Fachin, instructor de la llamada operación Lava Jato en la Corte Suprema y primero de los once miembros del tribunal que se pronunciará.

El juicio del habeas corpus ha dividido a Brasil entre partidarios y contrarios a aceptar el recurso.

     Fiscales, procuradores y jueces llevaron el pasado 2 de abril al Tribunal un documento firmado por más de 5.000 colegas en el que piden a los magistrados no cambiar el entendimiento de la Corte, que en 2016 autorizó la ejecución de la pena tras la condena en segunda instancia.

     Por su parte, abogados, criminalistas y defensores públicos decidieron promover un movimiento contra la prisión en segunda instancia y reunieron 3.600 firmas.

     Miles de personas salieron a las calles desde la noche del martes en todo Brasil para presionar el STF, tanto en manifestaciones a favor como en contra del ex mandatario brasileño. 

* Con información de DW, CNN y Xinhua.