Washington. La Corte Suprema de Estados Unidos anunció este lunes que decidirá la suerte de la ley de salud del presidente Barack Obama, la mayor reforma del sector en casi 50 años, y deberá emitir un veredicto en julio, en medio de un año electoral.

La decisión se esperaba ansiosamente desde fines de septiembre, cuando el gobierno de Obama pidió al máximo tribunal de la nación que ratifique la disposición central sobre la cobertura y 26 estados solicitaron por separado que la la totalidad de la ley fuera derogada.

En una breve orden, los jueces aceptaron escuchar las apelaciones.

En el corazón de la batalla legal se encuentra la discusión de si el Congreso abusó de sus poderes al exigir a todos los estadounidenses que compren un seguro de salud para el 2014 o paguen una multa, una disposición conocida como el mandato individual.

La ley, que busca suministrar cobertura médica a más de 30 millones de estadounidenses que no cuentan con un seguro, tiene amplias ramificaciones para los costos de las compañías y para el sector de salud, afectando a aseguradoras, laboratorios, firmas de dispositivos médicos y hospitales.

La ley, que fue el máximo logro en política interna de Obama, será un tema clave en las elecciones de noviembre del 2012, en las que buscará un nuevo mandato de cuatro años. Los aspirantes a candidatos republicanos se oponen al proyecto y los republicanos en el Congreso quieren rechazarla.

Una portavoz de la Corte Suprema dijo que los argumentos orales se escucharán en marzo. Habrá un total de cinco horas y media de argumentos.

El tribunal podría ratificar toda la ley, derogar el mandato individual u otras disposiciones, invalidar la totalidad del proyecto o postergar un fallo sobre el mandato hasta que haya entrado en vigencia.

Expertos legales y analistas políticos dijeron que la votación será reñida entre los nueve miembros del tribunal, compuesto por cinco conservadores y cuatro liberales. Podría definirse en torno al juez conservador moderado Anthony Kennedy, que a menudo emite el voto decisivo.

Paul Heldman, analista del Potomac Research Group, que ofrece investigación sobre políticas de Washington a la comunidad de inversores, dijo que aún se inclina por la opción de que se ratifique el requerimiento de que los individuos contraten una aseguradora.

"Seguimos teniendo un alto nivel de convicción de que la Corte Suprema dejará en pie gran parte de la ley de reforma de salud, incluso si considera inconstitucional la condición de que los individuos contraten una aseguradora", escribió en una nota reciente.