San José. Costa Rica, que carece de ejército, comenzó ayer a desplegar patrullas de policías fuertemente armados en la frontera con Nicaragua, un día después de denunciar una violación de su soberanía en los trabajos de dragado del río San Juan iniciados por Managua.

San José presentó una protesta este jueves al embajador de Nicaragua, Harold Rivas, alegando que su país estaba arrojando sedimento extraído por el dragado del río en la margen costarricense, afectando la "soberanía nacional", en medio de versiones de prensa -no confirmadas oficialmente- de una incursión militar nicaragüense en territorio de Costa Rica.

Setenta policías con uniformes de camuflaje, cascos de guerra, fusiles M-16 y ametralladoras M-60, fueron despachados desde San José a la zona fronteriza donde Nicaragua realiza el dragado del lecho del San Juan desde el lunes.

"El asunto se está manejando por parte del gobierno con firmeza", dijo a los periodistas el ministro de Seguridad, José María Tijerino, aunque descartó que pueda haber una escalada.

"Todo esto se va a canalizar por la vía institucional (diplomática) que corresponde", declaró por su parte la presidenta Laura Chinchilla.Un portavoz del Ministerio de Seguridad informó que los 70 policías viajaron "en avión a (el pueblo de) Barra del Colorado y de ahí en helicóptero a la zona donde está la draga. Van por tiempo indefinido".

El ministro Tijerino dijo el jueves que tenía fotos y videos de una draga nicaragüense arrojando sedimento del río en territorio costarricense.

Rechazo nicaragüense. El Ejército de Nicaragua negó este viernes haber violado la soberanía de Costa Rica durante los trabajos de dragado del Río San Juan, como denunció San José, y restó importancia a la decisión costarricense de redoblar la vigilancia en su frontera.

"El Ejército de Nicaragua nunca incursionará en el territorio de país vecino alguno" porque "es una institución seria, responsable, que ha actuado siempre apegado a lo que la ley demanda", aseguró a la prensa el jefe del Estado Mayor, general óscar Balladares.

Aunque los policías costarricenses partieron a la frontera con armamento y pertrechos de guerra, una fuente del Ministerio de Seguridad admitió que carecen de entrenamiento militar. Costa Rica disolvió su ejército en 1948.

"Tienen muy poca formación. La única formación que tienen son seis meses en la academia de policía, donde reciben lo básico", dijo una fuente.

"Todo (lo que dice Costa Rica) es supuesto. No hay nada confirmado. Que vayan a ver in situ y que vean que estoy actuando conforme a derecho", dijo el ex comandante guerrillero nicaragüense Edén Pastora, quien dirige las faenas en el río por encargo del presidente Daniel Ortega.

Pastora manifestó que "la margen derecha del río es territorio costarricense y eso nosotros lo respetamos". Ni el gobierno ni la cancillería de Nicaragua se han pronunciado hasta ahora sobre la protesta de San José.

El río San Juan, que bordea parte de la frontera común entre ambas naciones centroamericanas, ha sido motivo de históricos conflictos de navegación y diplomáticos entre Nicaragua y Costa Rica.