Las diferencias entre Costa Rica y Nicaragua por la controversial carretera sobre la margen del fronterizo río San Juan vuelven a poner en peligro la integración de Centroamérica.

El gobierno de Costa Rica oficializó este miércoles que no participará en ninguna cumbre de presidentes del Sistema de Integración Centroamericana (Sica) mientras el organismo sea presidido por Nicaragua.

La medida fue adoptada por la presidenta costarricense, Laura Chinchilla, durante una reunión con los embajadores de ese país acreditados en toda la región, en rechazo al fallo emitido esta semana por la Corte Centroamericana de Justicia (CCJ).

El organismo condenó el pasado lunes a Costa Rica por un supuesto daño ambiental causado en las márgenes del río San Juan por la construcción de una vía de 160 kilómetros en las cercanías del afluente.

Costa Rica anunció su retiro temporal (seis meses) del Sica cuatro días después de celebrada la XXXIX Cumbre del Sistema de Integración Centroamericana en Tegucigalpa, en la que los gobernantes del istmo prometieron consolidar la integración, al tiempo que el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, asumía la presidencia pro témpore del organismo.

El gobierno de Honduras, a través de la secretaría de Relaciones Exteriores, se mostró ayer “preocupado” por las marcadas diferencias suscitadas entre Costa Rica y Nicaragua.

El retiro temporal costarricense fue anunciado por el canciller de ese país, Enrique Castillo, quien afirmó que Costa Rica participará en algunas reuniones del SICA, de acuerdo al tema, pero aseveró que se abstendrá de participar en las cumbres presidenciales del organismo.

La presidenta Chinchilla calificó el pasado lunes como “ilegitimo” el fallo de la CCJ al señalar que Costa Rica no integra el organismo y al mencionar que su sede se encuentra en Managua y es encabezada por el magistrado Carlos Guerra, de origen nicaragüense.

Es de mencionar que la CCJ condenó a Costa Rica por la construcción de la vía curiosamente dos días después de que el presidente de Nicaragua asumiera la presidencia pro témpore del Sica que ostentó Honduras hasta el viernes 29 de junio recién pasado.

De acuerdo al documento, la Corte Centroamericana de Justicia, en sentencia, ordenó a Costa Rica suspender de manera inmediata la construcción de la carretera sobre la ribera del río San Juan.

Entre sus argumentos, el tribunal centroamericano consideró que Costa Rica actuó de forma unilateral, inconsulta, inapropiada y apresurada en la construcción de la carretera “violentando los compromisos internacionales”, según medios nicaragüenses.

La resolución del organismo establece que el Estado costarricense actuó de manera indebida y sin ningún tipo de estudios ambientales poniendo en peligro la flora y la fauna del río San Juan de Nicaragua.

La sentencia emitida el lunes establece: “Condénese al Estado de Costa Rica por haber incurrido en irresponsabilidad por daños ecológicos y conexos al río San Juan de Nicaragua y al ecosistema compartido del Corredor Biológico Centroamericano y a la respectiva Cuenca y a la Biodiversidad Silvestre común que gira y se sostienen alrededor del río que mantiene el equilibrio ecológico de la flora y fauna del medio ambiente que el Estado de Costa Rica está obligado a respetar por ser patrimonio de la humanidad”.

El gobierno de Costa Rica anunció que ya se prepara para desacreditar ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya el fallo de la Corte Centroamericana de Justicia (CCJ) que condenó a ese país por supuestos daños ecológicos al río San Juan.

Hay elementos de preocupación: vicecanciller Mireya Agüero. El gobierno de Honduras reaccionó preocupado por las diferencias suscitadas entre Nicaragua y Costa Rica luego de la XXXIX cumbre del Sica celebrada en Tegucigalpa.

La subsecretaria de Relaciones Exteriores, Mireya Agüero, declaró en las últimas horas que existen elementos de preocupación sobre los acontecimientos registrados entre Nicaragua y Costa Rica, aunque aseveró que las partes han acordado dirimir el conflicto ante la Corte Internacional de Justicia.

“Definitivamente hay elementos de preocupación que esperamos sean disipados con el entendimiento de ambos presidentes; ahora que Nicaragua ostenta la presidencia del Sica estamos seguros que habrá una voluntad alrededor de poder llegar a un acuerdo entre los dos países para no entorpecer el proceso de integración”, afirmó.

“Nosotros vamos a estar pendientes del liderazgo de la nueva presidencia pro témpore del Sica, entiendo que ya están afinando un calendario para este próximo semestre, así que vamos a estar pendientes y obviamente estamos en conversaciones con la secretaria general del Sica sobre este particular”, explicó.

“Yo no lo miraría como un conflicto diplomático esto, no son cuestiones inesperadas, más bien creo que son temas superables. Esto es normal, son procesos diplomáticos”, consideró la subsecretaria de Relaciones Exteriores.