San José. El gobierno de Costa Rica rechazó este miércoles los argumentos de un grupo de organizaciones ambientalistas que han nominado al presidente de ese país, Luis Guillermo Solís, como "Enemigo de los Tiburones 2016".

La nominación fue dada a conocer este lunes por Shark Project y es respaldada por 30 organizaciones que consideran que el gobierno de Solís ha tomado medidas que atentan contra la sostenibilidad y supervivencia de las especies amenazadas de tiburones.

El gobierno costarricense explicó este miércoles mediante una publicación en su sitio gobierno.cr, que Costa Rica no promueve las exportaciones de aleta de tiburón amarillo, pues se trató de una "única ocasión"  en que el país se apartó del criterio de CITES para permitir la salida de un cargamento.

En la publicación se rechaza que Costa Rica haya declarado de "interés público" la salida de aletas de tiburón y explica que el país no apoyó la propuesta de la Unión Europea sobre la conservación del tiburón sedoso, porque tres de los artículos reñirían con intereses y normativas del país en materia de aprovechamiento del recurso tiburón e hizo su propia propuesta.

"El gobierno lideró la inclusión de los tiburones martillo y tiburón sedoso al apéndice II de la Convención de Especies Migratorias para la inclusión de nuevas especies de tiburón. La posición de Costa Rica ante las convenciones internacionales es que, salvo que exista en el Océano Pacifico Oriental evidencia científica suministrada por la CIAT u otros organismos científicos, que indique que una determinada especie de tiburón esté en peligro, no se estaría avalando la prohibición en la captura o el comercio de esa especie", señala el comunicado.

La declaratoria internacional del "enemigo de los tiburones" será anunciada por un jurado el próximo mes de enero.