San José. El gobierno de Costa Rica recurrirá a un préstamo por US$420 millones con el Banco Mundial para saldar la deuda que arrastra desde hace muchos años con la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS).

Así lo anunció el presidente del país, Luis Guillermo Solís, durante una cadena nacional de televisión transmitida este lunes, en la que se explicó el detalle de este plan para fortalecer a la seguridad social.

"La firma de este préstamo con el Banco Mundial, sin duda, marca un punto culminante de una serie de acciones que se han venido tomando desde hace ya muchos meses", comentó Solís.

El mandatario recordó que el año anterior, y pese a la crisis fiscal que vive el país, a la CCSS se le amortizó con cerca de US$50 millones una parte de esa deuda que se arrastra tras el paso de asegurados por el Estado.

Con ese dinero, las autoridades planean la construcción de al menos tres hospitales regionales y reducir las largas listas de espera que se acumulan en la seguridad social, además de fortalecer la atención primaria en salud.

El presidente aprovechó para destacar algunos avances en materia de salud y fortalecimiento de la CCSS, como el proyecto de expediente médico electrónico que se va extendiendo en los diferentes niveles de atención.

"El gobierno ha asumido la responsabilidad de luchar contra la evasión a la seguridad social. Sólo en 2015 se recuperó un total de 311 mil millones de colones (más de US$622 millones) de deudas a patronos morosos", indicó.