De enero a febrero de este año los homicidios en el estado de Tamaulipas han incrementado un 24%, de acuerdo con cifras oficiales.

En el primer mes del 2014 se registraron 83 asesinatos, mientras que para febrero aumentaron a 105 homicidios, indica el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, quien recaba las cifras de las Procuradurías estatales.

En los dos primeros meses de este año en Tamaulipas, uno de los estados más afectados por la violencia y disputas entre bandas del crimen organizado, se registraron 188 asesinatos. Mientras que en los dos primeros meses del 2013 se reportaron 184 asesinatos antes la Procuraduría estatal.

En total durante el 2013 se cometieron 1.043 homicidios, de los cuales, 555 fueron clasificados como dolosos y 488 culposos, la mayoría de ellos perpetrados por arma de fuego.

Los estados que encabezan la lista son: el estado de México (785), Michoacán (503), Guanajuato (452), Guerrero (417), Oaxaca (276), Sinaloa (290), Jalisco (270), y Chihuahua con 263 víctimas.

En tanto, el reporte mensual del número de víctimas de homicidios, indican que en Tamaulipas hubo en los dos primeros meses del año 245 víctimas de este ilícito, siendo el noveno estado con más personas víctimas de dicho delito. Los estados que encabezan la lista son: el estado de México (785), Michoacán (503), Guanajuato (452), Guerrero (417), Oaxaca (276), Sinaloa (290), Jalisco (270), y Chihuahua con 263 víctimas.

Desde hace un par de días la crudeza de la violencia ha azotado a Tamaulipas. Según análisis de consultoras en materia de seguridad, como Lantia, indican que esta violencia tiene relación directa con la fragmentación que está padeciendo del Cártel del Golfo.

Tras detenciones importantes como la de Mario Ramírez Treviño, “El X20”, en agosto del año pasado, y la incapacidad de los líderes del cártel para cohesionar a la organización, es lo que está generando una disputa territorial y explica en parte la violencia que se vive en Tamaulipas.

Además, el Cártel de Los Zetas, están aprovechando la crisis de sus adversarios para involucrarse en nuevos territorios.