La población de los asentamientos precarios de Buenos Aires pasó de 163.000 personas en 2001 a 275.000 el año pasado.

"Ese crecimiento, cercano al 70% en cuatro años y del 156% acumulado desde 2001, no se condice con la velocidad de las obras de urbanización necesarias para incluirlas en el tejido urbano y social", publicó este martes el diario La Nación, de Buenos Aires.

En la Argentina los asentamientos precarios son conocidos popularmente como "villas miseria", el equivalente a las favelas de Brasil, o las chabolas en España.

En esta capital hay un total de 40, dividas entre villas propiamente dichas (14), asentamientos (24, son de menor extensión que las primeras) y núcleos habitacionales transitorios (2), según la Dirección General de Estadística y Censos local.

"En la última década, no se ha urbanizado ninguna; sólo se mudó la incendiada villa Cartón, que existía bajo la autopista Cámpora, luego de un traslado provisorio detrás del parque Roca. El propio gobierno porteño (alcaldía) reconoce que la regularización dominial demandará, por lo menos, diez años", dijo el diario La Nación.

Se trata de predios en los que los residentes lo hacen en casas precarias, que ocupan terrenos fiscales y privados, sin los servicios básicos, como cloacas, agua, energía eléctrica o gas.

De todas ellas, sólo una, la conocida como "Villa 31", que se extiende paralela a las vías del ferrocarril Mitre, tiene un centro escolar como máxima conquista, pero sin oficinas policiales o de sanidad.

"El Estado no entra en la villa cuando no la urbaniza. Si se hiciera la apertura de calles y la posterior construcción de edificios nuevos para evitar el crecimiento en altura, se rompería la espacialidad intrincada de las villas, que hoy es utilizada por los narcos. Si el Estado no controla el territorio, es controlado por alguna organización. Los que más pierden son los mismos pobladores, que terminan siendo víctimas de la explotación", aseguró a la prensa local Javier Gentilini (Proyecto Sur-UNEN), presidente de la Comisión de Vivienda de la Legislatura porteña.

La población de 275.000 personas en asentamientos precarios equivale de esa manera a casi el 10% de los porteños, como se conoce a los residentes de esta capital, toda vez que, según el Censo 2010, viven en Buenos Aires 2 millones 890.151 personas.