Santiago. Cinco días después de las elecciones municipales chilenas, que ganó la oposición al presidente Sebastián Piñera, persisten dudas sobre la legitimidad del proceso y críticas crecientes al papel del gobierno, lo que según expertos constituye "una emergencia nacional".

"Después de cinco días, que no se sepa el resultado definitivo de la elección, es una emergencia nacional", dijo este viernes el experto electoral Roberto Méndez, amigo del presidente Piñera.

Méndez aseguró que "a medida que pasan las días, empiezan a haber más y más dudas sobre la legitimidad de la elección, de lo que ha pasado en esta elección. Es una cosa que no puede esperar más".

Alertó incluso que "cada día, cada hora que pase, va a empeorar la situación".

El experto propuso crear una comisión de expertos que asesore al Servicio Electoral (Servel) en el recuento de votos.

Luego de las elecciones municipales del domingo 28 de octubre, el gobierno chileno dio a conocer los resultados con el 95% de los votos escrutados, pero con enormes diferencias entre el número de votos y concejales, provocando dudas.

Los votos para alcaldes sumaban cerca de 5,5 millones, pero para concejales sólo se reportaban 4,5 millones, aun cuando ambas votaciones se realizaban simultáneamente.

La explicación entregada por el subsecretario del Ministerio del Interior, Rodrigo Ubilla, sostiene que en el caso de los votos a concejales sólo estaba escrutado el 75% de estos al momento del informe final, la mañana del lunes 29 de octubre.

El director del Servel, Juan Ignacio García, declaró en la semana que "es obvio que pueda haber una diferencia entre los sufragios de alcaldes y concejales, porque en las actas de estos últimos estaban los defectos".

Servel inició un recuento de votos e informó que difundirá la información en su sitio de internet, pero la lentitud del proceso ocasiona críticas, sobre todo en los partidos de oposición, que pese a resultar victoriosos en las elecciones, se han mostrado disconformes con la situación.

El secretario general del opositor Partido Socialista, Alvaro Elizalde, señaló que "el recuento rápido de los votos es responsabilidad del Ministerio del Interior".

Elizalde recordó que fue modificada la ley y a partir del próximo año, el proceso va a estar a cargo de Servel, pero por última vez, el proceso de recuento rápido recaía en el Ministerio del Interior.

De igual forma, el secretario general del también opositor Partido Demócrata Cristiano, Víctor Maldonado, coincidió al señalar "la responsabilidad" del gobierno, que dió "el peor cálculo parcial de la noche de las elecciones".

Afirmó que los chilenos "acostumbramos a dormirnos con la satisfacción de saber que la democracia funcionó, y al otro día abrimos los diarios y sabemos los últimos resultados. Eso, por primera vez en nuestra vida, no pasó".