Buenos Aires. Argentina "es una criatura a la que se le fue el padre". Así lo afirmó la presidenta Cristina Fernández al describir la situación de su país tras la muerte de su esposa, Néstor Kirchner.

Siguiendo con la comparación, la mandataria enfatizó que “esta criatura va a cumplir ocho años, porque yo siento que el país es un niño al que hay que cuidarlo, al que se le fue el padre pero está la madre todavía. Y como todas las madres, vamos a defender al niño con uñas y dientes".

Cristina Fernández hizo estas declaraciones al encabezar la ceremonia en la que se presentó el programas "Trabajo Registrado Digital", que apunta a combatir el empleo informal.

La jefa de Estado señaló que de "cada diez trabajos que se creaban en la década del 90, nueve eran ilegales y uno en blanco".

Explicó que el tema ha evolucionado, pues ahora "ocho son en blanco y sólo dos ilegales", señaló Ámbito.

Asimismo, la presidenta llamó al Congreso a aprobar el estatuto del peón rural, para combatir "el alto porcentaje de trabajo informal" existente en el sector.

Al respecto puntualizó que “quiero hacer una distinción entre trabajo ilegal y trabajo esclavo. El trabajo esclavo es algo más, es un escalón más en la falta de dignidad en el trabajo. Son condiciones infrahumanas (las de los peones rurales) que necesitan como presupuesto básico la ilegalidad".

Cristina Fernández postergó hasta el viernes el acto que tenía previsto encabezar en El Calafate.

La jefa de Estado viajó este miércoles a Río Gallegos para recordar en la intimidad a su esposo, al cumplirse tres meses de su fallecimiento.