"Hemos demostrado que se puede gobernar con el pueblo" en lugar de necesitar "el apoyo de algunas corporaciones mediáticas", sostuvo la presidenta de Argentina, Cristina Fernández.

"Hemos podido gobernar con la voz del pueblo que es la voz más potente", señaló la jefa de Estado al dejar inaugurados en Entre Ríos de cuatro nuevos tramos de la Autovía Mesopotámica, en la ruta nacional 14.

Y, en ese contexto, aseguró que lo más terrible que dejó la dictadura militar, además de los desaparecidos, fue el "miedo" por pelear por las ideas y las convicciones.

Además, en ese sentido, recordó a su esposo, el ex presidente, Néstor Kirchner, que llegó al gobierno para "cambiar las cosas" y "no dejar sus convicciones",

"La dictadura había instalado la idea de que pelear por las ideas, tener convicciones, y querer un país diferente era peligroso y podía costarte la vida, y que a los valientes les iba mal; por eso cuando llegó él y dijo que iba a cambiar las cosas y no dejar las convicciones, no lo pudieron perdonar", dijo la amndataria.

Además recordó que "ese flaco desgarbado que vino del Sur" bajó los cuadros de los dictadores de la Escuela Militar, "mandó al diablo al FMI", y, dijo, "eso nunca se lo van a perdonar".