La presidenta Cristina Fernández de Kirchner inició este jueves una visita a Chile en que agradeció el apoyo de ese país "hacia la causa de Malvinas, que, ha dejado de ser una causa únicamente de los argentinos”, mientras que su par chileno, Sebastián Piñera, ratificó el "firme respaldo de nuestro país a los derechos de Argentina” sobre el archipiélago.

Cristina, al brindar su discurso en el Palacio de la Moneda en el marco del agasajo brindado por Piñera en el encuentro bilateral, sostuvo que Malvinas “no se trata solamente de una cuestión de integridad territorial o de soberanía territorial a la que todos los países, obviamente, tenemos derecho”.

Agregó que “ya no se trata simplemente de demostrar el anacronismo de pretender tener dominio territorial a más de 14.000 millas en dominios de ultramar; se trata de algo más profundo: de defender nuestros recursos.

Fundamentó esa visión en que “cuando las grandes potencias necesitan los recursos, van por ellos, estén donde estén”, y agregó que “esto tenemos que tenerlo muy claro”.

“Malvinas no puede verse como una cuestión únicamente de integridad territorial, sino también como defensa de nuestros recursos ictícolas, de nuestros recursos petroleros, del resguardo del medio ambiente, porque se está haciendo explotación pesquera y petrolera sin ningún tipo de control por parte de los países que pudieran sufrir esa depredación”, resaltó.

También dijo que “son muchas las cosas que están en juego y por eso digo que Malvinas no es solamente una causa argentina, sino que es una causa regional, es una causa de la América del Sur y es una causa global”.

Cristina recordó que “en el siglo XXI todavía existen 16 enclaves coloniales en el mundo, 10 de los cuales son Reino Unido”, los cuales “constituyen un verdadero anacronismo y una afrenta a la dignidad de la humanidad”.

“Vemos, referido a esto también, que cuando hay gobiernos totalitarios o que cometen violaciones a los derechos humanos en países donde hay recursos petroleros o mineros, entonces de produce siempre la intervención de Naciones Unidas o de algún país porque así se decide”, indicó.

Enseguida, Cristina aclaró que sin embargo “cuando la violación de derechos humanos es en países donde no hay recursos petroleros, de alguna manera desde el Consejo de Seguridad no se interviene y se neutralizan entre los países para que las cosas sigan como están”.

“Como verán, la cuestión de recursos no es una cuestión menor. Y como dice un refrán en mi país `cuando veas las barbas de tu vecino recortar, pon las tuyas a remojar´ y por eso es que hemos querido convocar siempre a toda la región en la verdadera comprensión y agradecemos la solidaridad de Chile”, puntualizó.

Previamente, Piñera ratificó el "firme respaldo de nuestro país a los derechos de Argentina en la disputa de soberanía relativa a las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur, y los espacios marítimos circundantes".

En ese sentido, dejó en claro además que "así lo manifestamos en todos los foros" internacionales”.