Buenos Aires. Al menos cinco veces en 18 minutos se quebró durante su discurso la presidenta argentina, Cristina Fernández, durante el acto de apertura del Congreso Latinoamericano de Microcréditos que se realizó en el Luna Park.

"Cuando entré, me acordé la última vez que vine con Néstor", dijo la jefa de Estado al explicar la razón de sus lágrimas.

Es que la imagen de su esposo fallecido, Néstor Kirchner, acompañándola el 14 de septiembre en un acto de la Juventud Peronista, 72 horas después de la operación de angioplastia a la que fue sometido, se le vino a la mente, informó Ámbito.

"Tomé conciencia que era acá cuando recién entré y me acordé que entré con él por última vez acá", dijo y pidió a los asistentes: "no me la hagan difícil porque la última vez que estuve acá, él estaba conmigo (…) así que ayúdenme para que pueda haber bien".

“Todos tenemos que ser fuertes porque él era el más fuerte de todos y el mejor de todos nosotros", indicó, y agregó entre sollozos que "a los que se fueron peleando sin renunciar a sus convicciones hay que recordarlos sonriendo y no llorando".

Al terminar su discurso pidió disculpas. “Me hubiera gustado hacerlo mejor, ya lo voy a superar. Gracias, los quiero mucho. Gracias por cómo lo despidieron también”, señaló.