La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, defendió las políticas contracíclicas de defensa del empleo en el marco de la crisis global y reclamó que la banca privada también destine créditos a impulsar la inversión productiva.

La mandataria anunció que a través del Banco Central, se pedirá "a los principales 20 bancos, de clasificación A", que "tengan la obligación de prestar" parte de su cartera "para la producción de bienes y servicios".

Fernández hizo este anuncio en un discurso pronunciado en la Casa de Gobierno, después de dejar inaugurada por videoconferencia una fábrica de pastas en Chivilcoy.

La jefa de Estado afirmó que "para sostener la inversión" es necesario que "no solamente esté presente la banca pública", sino también las entidades financieras privadas.

"Le vamos a pedir a 20 bancos que en un año hagan lo que en cuatro años y medio hizo un solo banco (por el Nación) por los empresarios y los trabajadores argentinos", agregó.

En ese sentido, la presidenta aseguró que según las cifras de mayo de 2012 las Pymes, "como grandes generadoras de valor agregado, reciben el 52% de la cartera de préstamos del total del Banco Nación, mientras que las (empresas) vinculadas reciben sólo el 2%".

Cristina, al encabezar esta tarde un acto en la Casa de Gobierno, sostuvo además que la mora en el Banco Nación, previo a 2003, era del 29,45%, mientras que en la actualidad es de sólo 0,45%.

La presidenta agregó que "el Estado tiene mucha confianza en los empresarios", pero señaló que, por contrapartida, "los bancos privados parecen que no confían tanto en los empresarios, porque prestan más para el consumo".

Además, remarcó que "por el grado de inversión que hace el Estado, se ve claramente que es quien más confía en los empresarios".