Buenos Aires. La presidenta de Cristina Fernández de Kirchner, ofreció el viernes una entrevista al Canal 7 de su país donde, en el programa Presidentes de Latinoamérica, fijó, como prioridad en su gobierno, combatir el default. Asimismo, aseguró que quiere “profundizar la integración latinoamericana y combatir la desigualdad”.

Con estas actuaciones, Fernández aseguró que quiere lograr el porceso no sólo “en términos de distribución del ingreso”, sino revertir una Argentina en la que “se discrimina y no a todos se los trata igual”.

Según publica el portal argentino Infobae, la mandataria indicó que “Argentina todavía es un país injusto e inequitativo, no sólo en términos de distribución del ingreso. No es un país justo en cuanto a a reconocimientos. Es un país que discrimina y que no trata a todos sin igual. Si vivís en el centro del país y tenés ojos azules tenés más oportunidades”.

La presidenta dijo también que siente que es parte de una "generación que transforma y empezó a mirar a Latinoamérica. Porque hasta mayo de 2003 sólo lo había hecho Alfonsín al adherir al proyecto del Mercosur, pero la mirada después fue un poco confuisa".

Señaló que se siente parte además del gobierno que empezó a terminar con el estado de default con la Argentina, objetivo en el que tuvo éxito el gobierno de su esposo. “Ahora estamos negociando, yo creo que el fin de default”, dijo en alusión al proceso para incluir a los tenedores de bonos que quedaron afuera del primer canje de deuda. Indicó también que busca quedar como “el gobierno que terminó con el default, default que obviamente no empezamos nosotros".

Otro de los objetivos de su gobierno es “cambiar las cosas”. “Yo siempre hago las cosas no para el epígrafe de la foto de un diario, sino porque estoy convencida de que hay que cambiar las cosas”, señaló al respecto, mientras indicó que “América Latina está viviendo un momento especial porque nunca hubo una sintonía semejante entre los presidentes”.

En la entrevista, que le realizó el ex ministro de Educación Daniel Filmus, Cristina Kirchner recordó momentos importantes de su vida personal, emparentados con la historia política, como cuando junto a su madre acudió a Ezeiza en 1973 para esperar el regreso de Juan Domingo Perón.

“El día que volvió Perón estaba en Ezeiza, llegamos muy temprano como a las 6;30 de la mañana, entramos por Ciudad Evita, y caminamos por toda la Ricchieri, vie gente que llegaba de todos lados. Había como una bruma que se levantaba y sentía que estaba viviendo la historia, y pensaba que dentro de cien años iba a estar en Billiken. Llegamos adonde estaba el cartel de Perón de un lado y Evita del otro. Eran las 10 y se escucharon unos tiros. No sabía lo que pasaba, mi mamá no se quería ir”, recordó la mandataria.

También recordó que el momento en el que más se emocionó no fue ni con la asunción de su esposo a la Presidencia, ni con el que marcó su propia llegada al máximo cargo, sino cuando Néstor Kirchner llegó a la gobernación de Santa Cruz. "Me había dicho poco antes del golpe de 1976 que quería volver a su provincia para ser gobernador y yo le dijo en ese momento que estaba loco", recordó.