Fuertes críticas contra el gobierno de Cristina Fernández realizaron los presidentes de las principales asociaciones agropecuarias argentinas, que responsabilizaron a las autoridades por la pérdida de productividad del sector mediante el cirre de miles de establecimientos y el deseo de las autoridades de que el sector agrícola les sea sumiso.

Tanto Hugo Luis Biolcati, presidente de la sociedad rural argentina (sra), y de Mario Llambías, presidente de confederaciones rurales argentinas (cra) denunciaron el cierre, en el último tiempo, de sesenta mil establecimientos, de acuerdo a un catastro sectorial y en que responsabilizan de la situación a una indicación gubernamental.

"Quieren hacernos lo mismo que a cientos de miles de trabajadores urbanos: provocarnos una situación de sumisión total para después intentar comprarnos con dádivas. Sin ir más lejos, el ministro de Agricultura lo ha venido intentando en Pringles, repartiendo 12.000 pesos por productor para desactivar la protesta", declaró Biolcati, de acuerdo a La Nacion.

En medio de un fuerte malestar, el dirigente declaró en la inauguración de una exposición sectorial, que todo apunta a un clientelismo impulsado por los Kirchner, lo que a juicio del dirigente, atenta contra la cultura política y la calidad de la democracia..

Por su parte, Llambías puntualizó que "los K prefieren la concentración de la riqueza entre sus amigos".

Los dirigentes llamaron a centrar la lucha del sector en el ámbito legislativo y a que sus asociados, para la celebración del día nacional de Argentina, se ubiquen a los costados de las carreteras del país compartiendo la jornada  "en espontáneo homenaje al Bicentenario", aunque sin empañar los actos oficiales, se precisó.