Santiago, La Paz. En medio del malestar entre ambos gobiernos, el presidente Evo Morales condecoró este viernes a los 14 militares que estuvieron detenidos en Chile, y anunció una denuncia internacional por la violación de los derechos humanos de los uniformados.

Tras conocer la distinción, el ministro de Defensa de Chile, Andrés Allamand, continuó con el cruce de acusaciones, al señalar que la denuncia de Morales carece de fundamento y que, al contrario, pretende desviar la atención del caso de narcotráfico del general (r) René Sanabria, según EFE.

La condecoración Eduardo Abaroa fue entregada por el jefe del Estado, seguida de ascenso de grado a siete soldados y entrega de memorandos de felicitación, a menos de 24 horas de que el subsecretario del Interior de Chile, Rodrigo Ubilla, felicitara a los carabineros que detuvieron a los militares en Colchane.

Morales, junto al comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, almirante Armando Pacheco, participó de un acto en el Regimiento Camacho I de Infantería, en Oruro, donde se explicó la labor del Comando Conjunto Andino en la lucha contra el contrabando.

Demanda. “Algunas autoridades subalternas de Chile felicitaron al grupo de policías que cometió (actos de) abuso, soberbia y agresión a nuestros soldados. Quiero decir al pueblo boliviano que vamos a apelar a la comunidad internacional con las denuncias formales”, adelantó Morales. Los uniformados fueron mostrados con cadenas en los pies y enmanillados.

“No puedo entender que en este nuevo milenio, algunas autoridades chilenas, aun subalternas, reconozcan la violación a los derechos humanos. Dejar incomunicados a nuestros soldados (...) es una flagrante violación a los derechos humanos”, señaló Morales.

Respuesta. “Es tan evidente que se trató de una actuación impecable de Carabineros de Chile, de Investigaciones y de las autoridades de nuestro Poder Judicial, que es una imputación (por parte de Morales) que carece absolutamente de fundamento”, señaló Allamand a La Nación.

Similar posición fue expresada por el fiscal de Chile, Sabas Chahuán, quien dijo que “la Fiscalía y Carabineros actuaron en forma impecable. No hay ningún reparo institucional a la labor de la Fiscalía”. El director de Carabineros, Eduardo Gordon, aseguró que la detención estuvo dentro de las funciones de Carabineros.

Los 14 militares detenidos pertenecen al Regimiento 21 Illimani. Ellos, según el gobierno, confiscaron los vehículos en los que fueron detenidos entre el 10 y 11 de junio. En Chile, los presuntos dueños de los motorizados denunciaron que los uniformados les asaltaron. La justicia chilena liberó a los bolivianos el domingo 19, ya que los denunciantes no reconocieron a sus agresores.

Morales, en Oruro, afirmó que según la información que recibió, hay coordinación con autoridades chilenas. “No puedo entender que algunas autoridades sean defensoras del contrabando en Chile”, matizó el Primer Mandatario.

Las FF.AA. lamenta los malos tratos a soldados. El comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, almirante Armando Pacheco, lamentó este viernes que los 14 militares del Comando Conjunto Andino detenidos en Chile hayan recibido malos tratos.

“Queridos soldados, siento de veras su detención y malos tratos recibidos en el vecino país. Lamentablemente sigue existiendo gente, a uno y otro lado de la frontera que no comprende que la armonía y el buen vivir son, hoy, la premisa en las relaciones entre dos países hermanos.

Quiero expresarles en representación de las Fuerzas Armadas la profunda satisfacción del Mando al otorgarles esta condecoración al personal profesional y ascenso al grado superior a los soldados como premio a sus servicios”, señaló Pacheco luego de condecorar a los uniformados en el regimiento Camacho, en la ciudad de Oruro.

El jefe militar señaló que la patria les agradece por el trabajo que realizan.

Parlamentarios piden a Piñera denuncia formal. Los diputados chilenos María Angélica Cristi (UDI) y Alberto Cardemil (RN) solicitaron este jueves al presidente Sebastián Piñera y a su canciller la presentación de una queja formal ante Bolivia por el ingreso ilegal de 14 militares, informa El Mercurio.

“El Estado boliviano ha tenido una actitud errática en lo que se refiere a la calificación de lo sucedido. Primero pareció ofrecer excusas sobre la evidente violación del territorio chileno y, posteriormente, ha amenazado con un reclamo sobre el procedimiento de la policía, los jueces y las autoridades nacionales competentes", señalaron los parlamentarios oficialistas.

Agregaron que "indigna que (los militares) hayan sido recibidos festivamente en Bolivia y que se hayan recibido quejas de maltrato en circunstancias que el propio alcalde de Pozo al Monte, Carabineros y Gendarmería de Chile se ocuparon de proporcionarles ayuda, ropa y alimentos”, añade el reporte.