Bogotá, Xinhua. Al menos cuatro guerrilleros de las FARC fueron abatidos este lunes por las autoridades colombianas en el departamento de Arauca (noreste, fronterizo con Venezuela), al tiempo que el grupo rebelde dio muerte a dos soldados y a un policía en sendas aciones, que fueron rechazadas por el gobierno.

"Cuatro terroristas del frente 10 de las FARC fueron abatidos en Arauca y uno más capturado quedó herido", afirmó el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, quien presidió un consejo de seguridad en la ciudad de Ibagué (centro) junto al presidente Juan Manuel Santos.

Además, las tropas capturaron a un guerrillero de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) durante el operativo realizado en Arauca.

De otra parte, rebeldes de las FARC atacaron la estación de policía de la localidad de Nátaga (sur), donde mataron a un efectivo y otro resultó herido.

"Entraron en camionetas al pueblo del departamento de Huila, hicieron un hostigamiento y asesinaron al policía que prestaba guardia (...) Luego los subversivos huyeron por una trocha", señaló Pinzón.

Inicialmente, el Ejército informó que dos militares murieron y otros tres resultaron heridos al pisar un campo con minas antipersonales que presuntos guerrilleros de las FARC instalaron en un caserío del municipio de Tuluá (suroeste), en el departamento de Valle del Cauca.

Dicha guerrilla aumentó sus acciones en los últimos días, en momentos en que se negocia un acuerdo de paz con las FARC en La Habana, Cuba.