La Habana. Cuba anunció el viernes que abrirá el debate sobre los planes para reformar la Constitución del país a los ciudadanos que residen en el extranjero, en la que será la primera participación de expatriados desde la revolución de 1959.

El proyecto de Constitución, que reemplaza a una de 1976, mantiene como "irrevocable" el sistema socialista unipartidista de Cuba, pero incluye una reorganización gubernamental y busca fórmulas para el reconocimiento del mercado y la propiedad privada.

"Los ciudadanos cubanos en el exterior tendrán la posibilidad de participar en el debate del Proyecto de la nueva Constitución", dijo Ernesto Soberón, director de Asuntos Consulares y de Cubanos Residentes en el Exterior de la cancillería de la isla.

El ministerio dijo que los cubanos en el exterior podrán hacer sus propuestas a través de una página en internet.

El proyecto, aprobado para su discusión a partir del 13 de este mes, da luz verde también al debate sobre la inclusión del matrimonio entre personas sin especificar su sexo, según un texto que circula en la isla.

El Gobierno comunista está intentando también hacer cambios en su frágil modelo económico de estilo soviético con el objetivo de crear un socialismo "próspero y sostenible".