La Habana. Cuba dijo este lunes que priorizará la formación de técnicos y obreros para impulsar la producción de alimentos y sacar al país de la crisis económica, un cambio radical en su sistema gratuito de educación que privilegió por décadas la enseñanza universitaria.

La decisión es parte de los esfuerzos del presidente Raúl Castro por reducir las importaciones de alimentos y ahorrarle cientos de miles de millones a la isla con severos problemas de liquidez.

"Hoy nuestro país demanda que nosotros potenciemos la formación de técnicos y obreros en la producción y sobre todo para la producción de alimentos", dijo a periodistas Roberto Bosch, Director Nacional de Secundaria Básica.

La educación universal y gratuita es considerada, junto con la salud pública, uno de los logros de la revolución liderada por Fidel Castro en 1959.

Bosch dijo que el Ministerio de Educación está promoviendo las carreras técnicas entre unos 131.000 estudiantes que concluyen este año la secundaria.

"Hay cifras altas de incorporación a las especialidades agrícolas", dijo el funcionario, que reconoció, sin embargo, que "hay insatisfacción" entre algunos padres y alumnos.

En Cuba, el Ministerio de Economía regula el ingreso a las carreras mediante un sistema de cupos.

La prensa oficial ha reportado que falta mano de obra en sectores claves como la agricultura y la construcción.

Según cifras oficiales, existían el curso pasado 711.000 estudiantes universitarios y sólo 280.500 en especialidades técnicas.

Desde que reemplazó hace tres años a su convaleciente hermano Fidel, Raúl Castro ha tomado medidas para intentar recuperar el nivel de la educación pública, que ha sufrido una grave crisis debido en parte al éxodo de maestros a otros sectores como resultado de los bajos salarios.

El deterioro de la educación es uno de los temas que más agobian a los cubanos y una queja frecuente en las reuniones de barrios y hasta en la prensa oficial.