La Habana. Familiares de una decena de presos políticos, parte de los 52 que el Gobierno cubano ha prometido excarcelar tras un histórico diálogo con la Iglesia Católica, están siendo agrupados en La Habana para viajar con ellos a España, dijeron el domingo opositores.

Al mismo tiempo, los cerca de 10 presos políticos que serían excarcelados fueron concentrados en la clínica de la prisión Combinado del Este, en La Habana, donde se les realiza controles de salud y preparan la documentación para viajar "a partir del lunes", señalaron familiares.

"Ya hay varias familias reunidas en un instituto del Ministerio del Interior que está cerca de Valle Grande, en La Habana", señaló la disidente Martha Beatriz Roque, quien habló por teléfono con la esposa del preso político Normando Hernández, desde el sitio donde están concentrados.

Roque señaló que la esposa de Hernández, Yaraí Reyes, preguntó si lo vería antes de viajar pero un funcionario de la seguridad del Estado le respondió que "sólo se verán cuando suban la escalerilla del avión".

l Gobierno cubano sorprendió esta semana al anunciar la excarcelación de 52 disidentes del grupo de 75 detenidos en 2003, condenados a penas de entre 6 y 28 años.

Reyes comentó también que fue informada que el viaje sería en un avión rentado en lugar de usar una línea comercial, aunque fuentes del Gobierno no han confirmado el dato.

Irene Viera, esposa del preso político Julio César Vázquez, dijo a Reuters que su esposo y varios disidentes más estaban en la clínica del penal Combinado del Este para hacerse un chequeo médico antes salir para España.

Sorpresa. El Gobierno cubano sorprendió esta semana al anunciar la excarcelación de 52 disidentes del grupo de 75 detenidos en 2003,  condenados a penas de entre 6 y 28 años, lo que había provocado hasta ahora el rechazo internacional y fuertes críticas sobre el tema de los derechos humanos en la isla.

La Iglesia católica, por su parte, adquirió en abril un sorprendente protagónico dentro del panorama político local, después de desconfianzas mutuas generadas a partir de la revolución liderada por Fidel Castro en 1959.

Hasta el sábado, 17 reclusos se alistaban con sus familiares para emprender viaje al país Europeo, según la nota de prensa del Arzobispado de La Habana.

La Iglesia ha dicho que la propuesta de viajar al país europeo es una opción, pero una parte de la oposición tiene dudas acerca de lo que ocurrirá con los que prefieran permanecer en la isla.

"Esa es la gran pregunta. ¿Qué pasará con los que no se quieren ir a España? ¿Van a ser liberados también?", dijo Laura Pollán, líder de las Damas de Blanco, un grupo de madres y esposas que este domingo también marcharán por las calles de La Habana para exigir la liberación de sus parientes. "Mientras haya un sólo preso, nosotras seguiremos caminando", agregó antes de antes de comenzar la marcha de los domingos.

Moratinos reiteró el sábado su voluntad de recibir a los que deseen emigrar pero advirtió que su país no va a acoger a nadie "obligatoriamente".

La inesperada decisión del Gobierno de liberar a los disidentes en un plazo máximo de cuatro meses obtuvo una buena acogida de parte de Europa y hasta de su enemigo, Estados Unidos.

Hasta ahora la prensa no ha tenido contacto físico con los familiares del primer grupo que saldrán hacia España. Tampoco se han revelado otros detalles de este grupo, salvo que el ministro de Exteriores español, Miguel Angel Moratinos, dijo a medios españoles el sábado que una decena de excarcelados cubanos llegaría "a partir del lunes" con sus familiares al país europeo.